Son elementos de criba en los procesos de contratación

Tu letra y tu voz pueden determinar tu futuro profesional

El estudio grafológico o los nuevos métodos de análisis de voz pueden determinar la idoneidad de un candidato para un puesto de trabajo, por su perfil psicológico y personal o por el impacto que su voz produce en los demás

Tu letra y tu voz pueden determinar tu futuro profesional
Entrevista de trabajo. PD.

Si busca un empleo, quiere cambiar de trabajo o le ha contactado un head hunter para un posible fichaje por parte de otra empresa y espera que estos procesos se desarrollen a través de la clásica entrevista de trabajo, vaya preparándose para una cosa muy distinta. Las técnicas de selección de personas han evolucionado mucho y pueden incluir análisis grafológicos y de voz.

La grafología, o estudio del carácter y psicología de una persona a través de los rasgos de su escritura, pretende describir la personalidad de un individuo y determinar características generales del carácter, la naturaleza de sus emociones, su tipo de inteligencia y aptitudes profesionales mediante el examen de la escritura manuscrita. El empleo de esta técnica permite a los reclutadores conocer las características psicológicas, de carácter, de aptitudes y actitudes de los candidatos y su adecuación al perfil del puesto a cubrir. El análisis grafológico, además, puede ser, junto al currículum, el primer elemento de criba en un proceso de selección de personal.

¿En qué se fijan los grafólogos? Según un artículo reciente publicado en Universia, el portal de las universidades españolas, el análisis de la escritura tendrá en cuenta los siguientes elementos:

-La forma de la letra, que habla del comportamiento cultural, ético o moral: por ejemplo, si es angulosa, dice de la persona que es intransigente y que da más importancia a la razón que al sentimiento, mientras que si es redonda se entiende que es pasiva y agradable.

-El tamaño, que refleja el nivel de autoestima: si es muy grande es que la persona tiene necesidad de llamar la atención, mientras que si es muy pequeña quiere decir que tiene un concepto pobre de sí misma y no se le dan bien las relaciones.

-La presión, que indica la capacidad de involucrarse en algo: si es tensa es porque la persona tiene un carácter firme, mientras que si es floja denota que le cuesta enfrentarse a las dificultades.

-La distribución espacial, que da muestras sobre la capacidad de organización y gestión del tiempo: si escribe muy junto es porque la persona tiene capacidad lógica y es perseverante; si escribe muy separado quiere decir que tiene la capacidad de ver las cosas por separado, pero cuidado porque al mismo tiempo expresa que tiene problemas para integrarse en el entorno.

-La dirección, que refleja el estado de ánimo. Si es ascendente será un estado de ánimo positivo, mientras que si va había abajo quiere decir que el ánimo está decaído.

-La velocidad, que mide la capacidad de reacción: a mayor velocidad, mayor capacidad de reacción y viceversa.

Las nuevas tecnologías también se han puesto al servicio de los reclutadores. El desarrollo de diferentes apps, software y algoritmos ha creado métodos nuevos para estudiar a los candidatos y evaluar su validez para desempeñar un puesto de trabajo o incorporarse a una empresa. El último de esos métodos es el perfil de voz, esto es, la utilización de un algoritmo informático para descubrir el grado de idoneidad de una persona para un puesto de trabajo mediante el análisis de su voz.

Esta técnica se basa en la idea de que, con independencia del estado de ánimo de la persona, la voz tiene una arquitectura oculta complicada y con una firma intrínseca, algo así como una huella dactilar pero en sonido. A través de un método de prueba y error, los algoritmos pueden predecir la forma en que la voz de una persona influye en las demás.

El método ha sido desarrollado por Jobaline, la empresa estadounidense de internet que pone en contacto a trabajadores con empresas que ofrecen empleos por horas. A través de un proceso de aprendizaje, el algoritmo puede determinar el sentimiento o la emoción que una voz va a crear en el oyente. De esta forma, Jobaline puede determinar si una voz es cautivadora, transmite calma o genera confianza.

Jobaline cobra a las grandes compañías por ayudarlas a elegir los trabajadores adecuados de entre miles de solicitudes de empleo. La decisión final le corresponde a las empresas. Lo que hace Jobaline es seleccionar al pequeño grupo de candidatos que pasa a la fase final del proceso de selección. Según la empresa, ya ha procesado alrededor de medio millón de voces para empleos que incluyen personal sanitario y de ventas y trabajadores para call centers.

La ventaja que ofrece este sistema a los reclutadores es que la elección de candidatos es imparcial, ya que no viene condicionada por factores como la edad, la raza, el género o la orientación sexual o, simplemente, no depende de cosas como que el entrevistador ya esté cansado de recibir candidatos.

economiadelavida@periodistadigital.com

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Lo más leído