Los directivos podrían identificarse con algunos de los entrenadores más populares

¿Es un buen líder José Mourinho?

Los líderes han de demostrar la capacidad de escuchar a sus subordinados y comprender las necesidades particulares de cada uno de ellos, fomentando la comunicación

¿Es un buen líder José Mourinho?
Mourinho en el Chelsea.

¿Qué es un líder? Este concepto define a la persona que es capaz de guiar e influir a otras personas o grupos de personas (ya sea un equipo deportivo, un curso universitario, una compañía de teatro, el departamento de una empresa, etc) y que además es reconocido como tal.

Dicen los expertos en talento y selección de personal directivo que, en general, los líderes han de demostrar la capacidad de escuchar a sus subordinados y comprender las necesidades particulares de cada uno de ellos, fomentando la comunicación y manejando las expectativas del equipo, además de saber sacar lo mejor de cada persona. Se trata de aptitudes altamente valoradas en los dirigentes y que los convierten en una auténtica inspiración para el resto de empleados.

Pues bien, teniendo en cuenta que estamos en plena competición de la Liga de Campeones y a las puertas de que finalice la Liga española, Page Personnel, empresa especializada en selección de personal, destaca cuatro tipos de líderes con los que todo directivo se podría identificar, asociándolos a algunos de los entrenadores más populares del panorama futbolístico nacional:

Autoritario: José Mourinho. Muestra una clara orientación a la consecución de los objetivos, pero no se centra en las personas que componen su equipo. Se limita a dar instrucciones y coordinar las acciones necesarias para conseguir el resultado esperado. Por tanto, se trata de un perfil autoritario que toma muchas decisiones sin pedir asesoramiento previo a sus subordinados. Cuando surge algún problema, este tipo de líder asume el mando de las acciones para resolverlo, llegando incluso a ocultarlo para hacerlo desaparecer.

Formador: Josep Guardiola. Motiva a los miembros del equipo y les ofrece amplia formación para conseguir los objetivos de manera más eficiente. Toma decisiones después de haber consultado las diferentes alternativas con sus empleados y plantea los problemas aceptando los consejos que éstos le pueden ofrecer. Esta actitud ayuda a fomentar el crecimiento profesional de la platilla y sus capacidades. Además, una vez solucionado el problema, tiende a llevar a cabo el análisis y seguimiento de la opción tomada.

Motivador: Cholo Simeone. Es un perfil con mucho carisma y orientado a las personas. Muestra mucha confianza en las capacidades de sus subordinados y cree que a través de la motivación del equipo se pueden alcanzar los objetivos eficazmente. Ante conflictos y dificultades plantea opciones y promueve el intercambio de ideas para conseguir hallar la mejor salida, delegando así muchas de sus funciones a otros miembros del grupo.

Apático: Vicente del Bosque. Delega tareas, pero no forma ni motiva a su plantilla. Cuando surgen complicaciones se limita a indicar qué hacer y el resultado que quiere conseguir, pero no especifica el camino más adecuado para la consecución del objetivo. Esto hace que resulte más complicado mantener al grupo motivado y cohesionado. En muchas ocasiones, esta clase de líder encuentra dificultades para reconocer los problemas con antelación.

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído