PERMITE DISTANCIARSE DE LAS INTRIGAS DE OFICINA

La nueva tendencia laboral: trabajar desde cualquier lugar

Cuando se trabaja desde casa, o desde un espacio coworking, en lugar de hacerlo en la oficina tradicional, aumenta la productividad, entre otros efectos positivos

La nueva tendencia laboral: trabajar desde cualquier lugar
Centro de coworking.

Las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones están transformando nuestra forma de trabajar. Antes era necesario acudir a diario al puesto de trabajo; hoy es posible trabajar desde casa, o desde cualquier otro sitio, si se dispone de un ordenador y una buena conexión a internet. Gracias a ello, surgen nuevas formas de relaciones laborales, como el teletrabajo, los freelancers o las relacionadas con las empresas de internet, que están al alza.

Por ello, conviene preguntarse si lo mejor es trabajar en la oficina tradicional o hacerlo fuera de ella.

En parte, esto es lo que han hecho los autores del artículo Does Working from Home Work? Evidence from a Chinese Experiment, publicado en The Quarterly Journal of Economics. Y los resultados que encontraron fueron muy positivos.

Para ello, los autores, que pertenecen a las universidades de Stanford (Estados Unidos) y Beijing (China) llevaron a cabo un experimento en CTrip, la agencia de viajes china que cuenta con 16.000 empleados y cotiza en el Nasdaq. A los trabajadores del call center se les dio la opción de elegir entre trabajar en casa o hacerlo en las instalaciones de la empresa durante un periodo de nueve meses.

Pues bien, la productividad de los que trabajaron desde casa se incrementó un 13%. De ese porcentaje, nueve puntos se debieron a más minutos de trabajo por jornada, porque los empleados hicieron menos paradas y tuvieron menos días de baja por enfermedad, y los cuatro restantes se debieron a que atendieron o realizaron más llamadas por minuto gracias a un ambiente de trabajo más tranquilo. Además, los empleados que realizaron su labor desde casa mejoraron su nivel de satisfacción con el trabajo.

Debido al éxito del experimento, CTrip extendió a toda la plantilla la posibilidad de trabajar desde casa. La mitad del personal aceptó y las ganancias en productividad aumentaron hasta el 22%. El problema que tuvieron quienes se decantaron por este tipo de relación laboral fue que su tasa de promoción basada en la productividad cayó.

Ahora la cuestión es saber si estos resultados se producen solo porque se trabaja desde casa o si se derivan del hecho de no realizar las tareas en una oficina tradicional. Un artículo publicado en la Harvard Business Review, bajo el título Why People Thrive in Coworking Spaces, indica que el rendimiento de las personas que trabajan en un espacio coworking -espacio de trabajo donde grupos de teletrabajadores, freelancers y otros profesionales independientes trabajan juntos en un lugar compartido- aumenta, por término medio, hasta los seis puntos en una escala de siete. Este resultado es entre uno y dos puntos mayor que el de las personas que realizan su trabajo en las oficinas tradicionales.

Los autores, todos ellos pertenecientes a la Universidad de Michigan (Estados Unidos), descubrieron que las personas que trabajan en un espacio coworking veían que lo que hacía valía la pena, con independencia del tipo de trabajo que estuvieran desarrollando, y, por tanto, podrían dar lo mejor de sí mismos en esas tareas.

A diferencia de las oficinas tradicionales, indica el artículo, en los espacios coworking apenas hay competencia directa o intrigas internas, con lo que el trabajador puede ser él mismo en todos los sentidos. Además, considerar que un trabajo merece la pena se deriva de una cultura, la del coworking, en la que la norma es que todos se ayuden mutuamente, y surgen muchas ocasiones de hacerlo. Este no es, precisamente, el caso en muchas oficinas tradicionales.

Por último, las personas que desarrollan sus tareas en espacios coworking tienen más control sobre su trabajo. Pueden decidir llevar a cabo una jornada prolongada, o hacer un amplio paréntesis a mediodía para ir al gimnasio. Incluso, pueden decidir quedarse en casa un día y trabajar desde allí si, por ejemplo, necesitan esperar a un fontanero o atender a un miembro de la familia.

En ambos casos, trabajar desde casa o en un espacio coworking, la conclusión que se saca es la misma: las personas rinden más si desarrollan sus tareas fuera de las oficinas tradicionales, siempre y cuando la naturaleza de su trabajo lo permita.

economiadelavida@periodistadigital.com

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Lo más leído