El coste de la fotovoltaica ya es menor que el de la electricidad

Llega el tiempo de la energía solar

La reducción de los costes de producción, el desarrollo de nuevas formas de financiar la instalación de paneles y el desarrollo de baterías para almacenar energía convierten a la energía solar en una gran alternativa para rebajar la factura de la luz

Llega el tiempo de la energía solar
Paneles solares. EP

¿Tiene futuro la energía solar? Si se hace esta pregunta a las empresas eléctricas, la respuesta que darán muchas de ellas es negativa y explicarán que, si fuese viable, ellas ya estarían invirtiendo en esta fuente de energía. Los bajos precios que ha alcanzado el petróleo, a su vez, han puesto en cuestión la viabilidad económica de otras opciones energéticas distintas de los combustibles fósiles. Todo ello, en principio, llevaría a pensar que la energía solar carece de futuro, al menos en los próximos años. Pero eso es solo en apariencia.

La realidad, según indica Credit Suisse, es que si los precios del petróleo se han desplomado, los costes asociados con la energía solar también están cayendo. Por ejemplo, en los últimos cuatro años, el coste de las instalaciones solares para los hogares ha caído más de un 40%.

Además, aunque los costes de los combustibles fósiles que utilizan las empresas para producir electricidad han bajado, esto no implica necesariamente que el precio de la luz lo haga en igual medida, ya que también hay que tener en cuenta los costes de transporte y distribución y, en el caso particular de España, los impuestos y todos los demás elementos que incorpora el recibo de la luz. La generación de energía en los hogares a través de paneles solares no paga nada de esto.

Por otra parte, hay que tener presente que las placas solares resultan cada vez más eficientes en la producción de energía. Según indica el informe Grid Parity Monitor, desde 2012 el coste de generar electricidad con paneles fotovoltaicos en España es ya menor que el de la electricidad en la red, porque la capacidad de las células fotovoltaicas de producir electricidad se ha incrementado de manera considerable. Y sigue creciendo de forma exponencial.

En Estados Unidos, de hecho, las empresas que apuestan por los paneles solares consiguen reducir su factura energética en un 30%. Y eso que allí la tarifa eléctrica no se ve tan cargada de impuestos, subvenciones y demás cosas extrañas que incluye la tarifa en España. Además, allí los costes de generación de electricidad mediante la quema de combustibles fósiles son más bajos debido a que el país dispone de petróleo y gas en abundancia. En España, la utilización de paneles fotovoltaicos permitiría ahorrarse los impuestos y los costes regulados que se incluyen en la tarifa eléctrica y que suponen más del 70% de lo que pagan los hogares por su consumo eléctrico.

Si el problema del coste de producción ya se está solucionando, lo mismo sucede con el otro gran problema de la energía solar: cómo tener energía por la noche, o los días nublados. Recientemente, Tesla, el fabricante de automóviles eléctricos, presentó una batería que puede almacenar los excesos de energía solar producidos a medio día, cuando el sol es más fuerte, y después utilizar esa energía por la noche, en especial durante las horas de más consumo en las que la electricidad es más cara.

Incluso, la producción de energía a través de placas solares podría producir ingresos para las familias. En Estados Unidos ya hay varios estados con programas para que las eléctricas adquieran de los hogares los excedentes de energía que producen a través de las placas solares, si bien en este caso los costes de transporte de esa electricidad todavía son elevados.

Para estimular a las familias y las empresas a instalar placas solares, se están desarrollando múltiples fórmulas que faciliten la inversión. En España ya se están aplicando sistemas de financiación como el leasing, o alquiler con derecho de compra, que permite a las familias y comunidades de vecinos instalar los paneles solares y utilizar la energía que producen a cambio de un pago periódico a una empresa solar. También se están implantando los power purchase agreements, o acuerdos por los cuales las empresas adquieren la energía producida por los paneles solares a un precio acordado previamente.

Por último están los solar loans, o préstamos solares, que son créditos específicos, que funcionan como las hipotecas para que una familia, o una comunidad de vecinos, pueda adquirir e instalar paneles solares. Además, hay bancos que financian estas instalaciones a través de los préstamos personales ordinarios y muchas comunidades autónomas ofrecen ayudas para la instalación de paneles solares.

En cualquier caso, sea cual sea la forma elegida de financiación, lo cierto es que el coste por unidad de electricidad no solo es más barato, sino también más estable cuando se compara con los precios que cargan las compañías eléctricas.
Todo ello tiene, además, un beneficio añadido y de suma importancia: la energía solar es limpia y, por tanto, contribuye a la protección del medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático.

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído