EL PRECIO DEL DINERO

BCE: Draghi abre la puerta a rebajas de tipos y más estímulos si es necesario

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
EP

Mario Draghi nos quiere dar algo de vidilla. Y se le agradece, porque algunos no nos hemos recuperado todavía del susto que nos metió en el cuerpo la última crisis.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) abrió este 18 de junio de 2019 la puerta a “nuevos estímulos” si continúa en peligro su objetivo de conseguir una inflación cercana al 2%, ahora en el 1,2%, a través de nuevas bajadas de los tipos de interés –como el de depósitos, el que cobra a las entidades por guardar su dinero– o comprando deuda.

“En ausencia de mejoras, por ejemplo si se ve amenazado el restablecimiento de la inflación a los niveles deseados, serán necesarios estímulos adicionales”.

Eso dijo Draghi en el foro del BCE que se celebra en la localidad portuguesa de Sintra.

La guerra comercial, el crecimiento moderado en la zona euro, el Brexit o la inestabilidad en los países emergentes son algunos de los riesgos que ha mencionado en más de una ocasión el BCE, que ya se vio obligado en su última reunión a retrasar una subida de tipos hasta mediados de 2020.

En la misma ya se discutió en su seno un recorte de tipos y más estímulos, medidas en las que insiste ahora el banquero italiano.

Los mercados recibieron con alzas las palabras de Draghi, con subidas superiores al 1% en París y Frankfurt, mientras que el Ibex 35 se dio vuelta respecto a la apertura. Tanto el Bund alemán como el bono español a diez años tocaron mínimos históricos, con el -0,3% y el 0,443% respectivamente.

El euro cayó frente al dólar, lo que aprovechó Donald Trump para criticar al BCE, afirmando que busca devaluar la moneda para competir mejor con Estados Unidos.

Durante su discurso de apertura de la jornada, el presidente del organismo subrayó que el Consejo del Gobierno del BCE decidirá “en la próximas semanas” si toma medidas, aunque avanzó de entrada que se estudiarán todos los instrumentos disponibles.

Entre ellos, figuran la “política de más recortes en los tipos de interés”, así como “medidas que permitan contener factores externos”.

Añadió que todavía había “un margen considerable” para más compras de activos y que “nuevas bajadas en los tipos de interés siguen siendo parte de nuestras herramientas”.

“No estamos resignados a tener una baja inflación”, agregó ante el auditorio, al que remarcó que el BCE “sigue comprometido” con sus objetivos.

Su discurso, marcado por el vigésimo aniversario del euro, estuvo plagado de referencias a lo que denominó la “flexibilidad” y “adaptación” del organismo para hacer frente a los retos surgidos sobre todo en la última década, una actitud que puede volver a aparecer en caso de que sea necesario.

“Las herramientas (utilizadas en el pasado) han demostrado ser efectivas”.

«Si la crisis ha demostrado algo, es que usaremos toda la flexibilidad para cumplir nuestro mandato”.

Pese a no descartar nuevas actuaciones del organismo, dejó también un recado a los responsables de la política fiscal, que “debe jugar su papel” para que progrese la economía.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido