MULHACEN ASSET MANAGEMENT

Pharmamar no decepciona

LA COMPAÑÍA BIOTECNOLÓGICA SE DEJA UN 25% DE SU VALOR EN BOLSA DESDE LOS MÁXIMOS DEL PASADO MES DE MAYO

Pharmamar no decepciona

Hace un par de semanas hablábamos de PharmaMar, de cómo había conseguido una importante revalorización este año al calor de diferentes noticias positivas -entre ellas y quizá la más importante, los buenos datos presentados en la Fase II de su molécula Lurbinectedina (Zepsyre) para cáncer de pulmón microcítico-; comentábamos también las buenas perspectivas que tenía por delante en caso de que terminara por materializar sus esfuerzos en forma de una potencial aprobación del compuesto.

No obstante, también empezábamos el artículo haciendo referencia a la diabólica naturaleza de esta compañía, en tanto que es una de esas cotizadas que, tarde o temprano, vuelve por sus fueros y deja enganchados a nuevos accionistas con repentinos y violentos movimientos bajistas. Volatilidad en estado puro. Y así ha vuelto a ocurrir, PharmaMar «no decepciona».

Desde los máximos alcanzados el pasado mes de mayo justo antes del tan publicitado congreso de ASCO, y en los que la acción llegó a intercambiarse por encima de los 2,4 euros, la empresa ha perdido un 25% de su valor. Y realmente no ha ocurrido nada extraordinario para tal comportamiento, más allá de una purga de la sobrecompra extrema que acumulaba y, sobre todo, por el efecto bola de nieve que generó la noticia de que Marshall Wace, -hedge fund británico que mantiene importantes posiciones bajistas en la bolsa española- había tomado prestado un 0,6% del capital de la compañía para apostar a la baja, lo que hizo purgar aún más esa sobrecompra. Esta posición, si bien no es importante a efectos porcentuales (tan sólo un 0,6% del capital), ni cuantitativos (no dejan de ser aproximadamente 1,3 millones de acciones), sí lo es sin embargo desde el punto de vista cualitativo, puesto que el simple hecho de que los accionistas sepan que llevan al lado a tan desagradable compañero de viaje, provoca salidas despavoridas por eso de «guardar la ropa»; y ya se sabe, la misma historia de siempre, el fondo bajista va vendiendo a mercado pequeñas partidas, y hace saltar los stop loss de los accionistas minoritarios que, otra vez más, vuelven a ver con incredulidad cómo les «roban sus carteras».

No voy a entrar a valorar la legitimidad y/o la moralidad de estas operativas bajistas, puesto que el que las toma asume un riesgo igual o incluso mayor del que está posicionado a largo, pero en valores con tan poca capitalización como PharaMar, el que toma esa posición no es que «apueste a la baja» por una cuestión fundamental, sino que es él mismo el que provoca la bajada. Y en caso de que la apuesta fuera por una razón fundamental, es decir, porque crea que puede acontecer algún evento negativo en el corto plazo que afecte a la compañía, en un valor como éste que se mueve a impulsos de Hechos Relevantes en los que se informa de éxitos o fracasos de sus compuestos, esto debería vigilarse por las autoridades competentes (CNMV), por si ha podido concurrir algún tipo de filtración, lo que sería del todo ilegal. En cualquier caso, el juego no creo ni mucho menos que sea por este segundo supuesto, sino que, como hemos explicado, es el propio fondo el que genera el efecto bajista con pequeñas ventas a mercado y, subsiguientemente,  con las ventas y ejecuciones de stop loss que provocan los minoritarios al conocer de su sola presencia: como Juan Palomo, «yo me lo guiso, yo me lo como». Y así hasta que tengan bastante, hasta que acaben de saciarse, de hartarse, o hasta que la CNMV o la propia compañía tomen cartas en el asunto.

De la CNMV poco o nada pueden esperar los accionistas, pero de la compañía si deberían esperar algo. Mañana día 26 de junio se celebra en Vigo, y en segunda convocatoria, la Junta General de Accionistas, en la que el Consejo, – o más bien el Presidente-, deberá aprovechar para aclarar una serie de puntos a los accionistas.

SYL1001

Desde que se publicaron allá por el mes de enero los resultados de este compuesto oftalmológico para la enfermedad de ojo seco, poco o nada se ha vuelto a saber de la estrategia de la compañía con respecto a este compuesto, ni con respecto a su filial Sylentis. Recordemos las palabras del Presidente en la Junta del año pasado en las que afirmaba que PharmaMar estudiaría, bien incorporar socios a Sylentis, bien licenciar el compuesto, de ser buenos los resultados y que, incluso, ya habían contactado con bancos de inversión americanos a tal efecto. (https://www.europapress.es/galicia/noticia-pharmamar-estudiara-incorporar-socios-sylentis-diluirse-capital-aprobarse-tratamiento-ojo-seco-20180628142649.html).

Pues bien, tras un más que largo periodo de silencio, mañana tendrá la ocasión para exponer en qué punto se encuentra este compuesto y la estrategia de la compañía con el mismo.

ZEPSYRE

Sobre su compuesto estrella la compañía debería de informar, además de cuáles van a ser los procesos con las distintas entidades regulatorias – principalmente la FDA americana y la EMA europea- para su posible registro y autorización, también en qué punto se encuentran las negociaciones con respecto a potenciales licenciatarios, pues recordemos que, tras la ruptura del acuerdo por parte de Chugai (Roche) para el desarrollo del compuesto en Japón hace ya más de un año, cuando la compañía informó que había «iniciado negociaciones con potenciales nuevos licenciatarios para Japón durante el reciente congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica«, y el Director General de Oncología, Luis Mora, indicó que «la finalización del acuerdo con Chugai ofrece a la empresa la oportunidad de establecer nuevos colaboradores en Japón, mientras que la compañía japonesa se puede centrar en su propia cartera de productos», nada más se ha vuelto a saber de esas negociaciones. Mañana será la ocasión perfecta para hacer un update e informar convenientemente a los accionistas.

APLIDIN

Tras el fiasco de la denegación por parte de la EMA de su comercialización en Europa para el tratamiento de mieloma múltiple, y tras denunciar la compañía que el proceso de aprobación estuvo plagado de irregularidades, ésta presentó el pasado mes de octubre un recurso ante el Tribunal General de la Unión Europea contra la Comisión Europea por su decisión de desautorizar la venta de Aplidin. Teniendo en cuenta que desde entonces el compuesto ha recibido el ok de las autoridades australianas para su comercialización en Australia, mañana deberían explicar, hasta dónde lo puedan conocer, en qué punto se encuentra dicho recurso y que visos, siempre según su opinión, tiene de prosperar.

 

Dejando claros estos puntos a los accionistas, -que ansían respuestas y hechos concretos frente a tantos titulares, promesas y silencios-, no habrá Marshall Wace que pueda con la acción. Pero mientras tanto, si las cosas no se dejen claras, PharmaMar seguirá por sus fueros y será carne de cañón de especuladores, y será así hasta que consiga algún éxito concreto, tangible y cuantificable que pueda llevar a la acción a cotas mucho más altas que los 3,6 euros de precio objetivo que recientemente le otorgó RX Securities.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor

Alberto Herrero Chalud

Licenciado en Derecho por la UCM, Máster en Derechos de Mercados Financieros por la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE y Certificado de Especialista Financiero por AFI.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Alberto Herrero ChaludFinanzas

Licenciado en Derecho por la UCM, Máster en Derechos de Mercados Financieros por la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE y Certificado de Especialista Financiero por AFI. Actualmente Socio Fundador de Mulhacén Asset Management. Con una experiencia de más de 15 años como Banquero privado en entidades independientes -Arcalia Patrimonios, Nordkapp Inversiones y Banco Madrid-, en sus divisiones de Banca Privada, actualmente es socio fundador junto a Silvia Rubín de Celis en Mulhacén Asset Management. Especialista en gestión patrimonial y asesoramiento fiscal a clientes.

Lo más leído