4 consejos para tener a punto la caldera de tu casa

4 consejos para tener a punto la caldera de tu casa
Caldera Pixabay

Desafortunadamente el verano va llegando a su fin, con lo que llega la hora de pensar en adecuar nuestro hogar para los cambios de temperatura que se irán produciendo en los próximos meses. Sin duda alguna, tener una caldera en buenas condiciones es la mejor manera de afrontar esta estación. Por eso, de la mano de la empresa Calderabarata hoy traemos unos consejos para tenerla bien preparada en nuestra casa para cuando llegue el frío del invierno y poder disfrutar de todo el confort y la comodidad dentro del hogar.

1. Revisión de la caldera, limpieza interna y comprobación de la correcta combustión

Es importante que la revisión y limpieza interior se haga, por lo menos, una vez al año para que no se acumule suciedad que pueda llevar a problemas mayores. Y esto porque una caldera limpia es más propensa a consumir menos combustible y provoca menos emisiones de gases. Además, es evidente que en cuanto mejor estado se encuentre menos mantenimiento externo se necesitará y las averías y la necesidad de sustituir piezas serán, si se producen, mucho menos habituales. Por otro lado, es conveniente analizar la evacuación de los productos de combustión, ya que en caso de no ofrecer un buen funcionamiento se necesitará una limpieza del mismo circuito.

2. Comprobación de que no existen fugas de gas ni de agua

Para detectar una fuga de gas se utiliza un detector electrónico de fugas de gas o una columna de agua profesional con esta finalidad. Sin embargo, también es posible hacerlo con un método casero completamente fiable. Basta con realizar una mezcla de agua y jabón y aplicarla con una esponja sobre la zona en la que puede encontrarse la fuga. Si en ese momento se empiezan a formar burbujas, es altamente probable que exista una fuga. En cambio,  para revisar si existe una fuga de agua se deben seguir unos pasos diferentes. La fuga de agua del circuito de calefacción, en la mayoría de los casos, hace aparecer una mancha de humedad. Por otro lado, para evitar pérdidas de presión por la caldera básicamente, se necesita comprobar que no hay un exceso de presión en el circuito de calefacción, que la llave de llenado no está abierta o no está bien cerrada y, por último, que no hay demasiada presión en el sistema de agua caliente sanitaria.

3. Verificación del correcto funcionamiento del termostato de ambiente

Para aquellos que tengan termostato de ambiente, si la caldera está en modo calefacción pero el termostato no le da la orden de calentar los radiadores, la caldera no funcionará. Esto pasa porque las órdenes del termostato prevalecen sobre las de la caldera, por lo que habrá que revisar que funcione correctamente antes de buscar el problema en la misma caldera.

4. Comprobación y purgación del circuito de radiadores

Si nos encontramos con que unos radiadores calientan más que otros al cabo de unos minutos de encender la calefacción, es probable que haya que purgar el aire de los mismos para que todos consigan la misma temperatura. Esta tarea consiste en, sencillamente, colocar un recipiente debajo del purgador y abrir la rosca. Después de que haya salido todo el aire que tiene acumulado empezará a salir agua, señal de que se ha purgado correctamente y ya se puede poner en marcha todo el sistema de nuevo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído