Cuatro claves permitirán conocer si se cuenta o no con las condiciones para disfrutar de las pensiones

¿Tengo derecho a mi pensión en España?

¿Tengo derecho a mi pensión en España?
Pensionistas PD

La pensión es una de las grandes preocupaciones de la clase trabajadora de España. Tras los esfuerzos recopilados en años laborales, llega un momento en el que el contribuyente se plantea la clásica pregunta: ¿Tengo derecho a mi pensión en España? Una pregunta en la que hay que tomar cuatro aspectos en consideración para tener una respuesta acertada al caso individual.

La primera, es que el trabajador ha tenido que estar afiliados en la Seguridad Social. En este sentido, la Seguridad Social deja claro que se beneficiará a “las personas incluidas en el Régimen General, afiliadas y en alta o en situación asimilada a la de alta”. Sin embargo, dejan claro que en la ley dice que también serán beneficiarios los trabajadores afiliados que, en la fecha del hecho causante, no estén en alta o en situación asimilada al alta, siempre que reúnan los requisitos de edad y cotización establecidos. En pocas palabras, es fundamental estar afiliado en la Seguridad Social, sí o sí.

Para acceder al derecho a la pensión también hay que tener una edad mínima, que será de 65 años. Al menos, hasta 2027 cuando está previsto que la edad ascienda hasta los 67 años. Es importante recordar que existe una opción de jubilarse con los 65 años, siempre que el trabajador haya cotizado un mínimo de 35 (tiempo que llegará hasta los 38 años y medio en 2027). Un escenario distinto se tratará para los casos de jubilación anticipada.

Otro aspecto a considerar es que el periodo cotizado mínimo debe ser de 15 años o 5.475 días cotizados para tener derecho a una pensión contributiva. Asimismo, se tendrá que tener al menos dos años de cotización en lo que se conoce como carencia cualificada o específica.

Para que un trabajador pueda acceder a la jubilación, tiene que haberse producido lo que la ley llama “el hecho causante”. Este hecho causante puede ser: El día del cese en la actividad laboral, cuando el trabajador está en alta en la Seguridad Social; El día de presentación de la solicitud, en las situaciones asimiladas a la de alta (con dos excepciones: en caso de excedencia forzosa, el día del cese en el cargo que dio origen a la asimilación; y en caso de traslado fuera del territorio nacional, el día del cese en el trabajo por cuenta ajena); y el día de presentación de la solicitud, en las situaciones de no alta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído