El 82% de los españoles ya tiene una tarjeta de crédito, débito o prepago

Tarjeta de crédito: pagar con plástico es 2 veces más caro que hacerlo en efectivo

Tarjeta de crédito: pagar con plástico es 2 veces más caro que hacerlo en efectivo
Tarjeta de crédito. PD

El ascenso es imparable. Se calcula que más del 80% los españoles ya posee una de esas finas hojas de plástico que almacenan nuestras pequeñas y grandes fortunas: una tarjeta de crédito o de débito.

Y que el 20% de la población la utiliza siempre para pagar.

No es indiferente que esta eclosión del pago con tarjeta coincida con la notable reducción de las modalidades tradicionales de atención bancaria.

En tan sólo diez años, el número de sucursales bancarias en España ha pasado de 45.084 a las 27.811 actuales, con un especial impacto en las poblaciones de menos de 2.000 habitantes, que se han quedado, en muchas ocasiones, sin ninguna.

Actualmente, de hecho, la mitad de los municipios en España no cuenta con ninguna oficina bancaria.

O sea que a tirar de tarjeta, lo que no deja de ser chocante si tenemos en cuenta que pagar y cobrar con tarjeta de débito es de media 2,8 veces más caro para los consumidores y los comercios de todo el mundo que hacerlo en metálico.

Así lo afirma un informe elaborado por el catedrático Santiago Carbó y el profesor Francisco Rodríguez, que recoge este 23 de febrero de 2020 P. Allendesalazar en ‘El Periódico de Catalunya’.

El estudio compara el coste de realizar pagos en 52 países y concluye que solo en Irlanda, Colombia y Tailandia, además de en la ciudad china autónoma de Hong Kong, resulta más barato emplear la tarjeta.

EFECTIVO

El efectivo, añade el documento, es el medio de pago más eficiente para cantidades pequeñas y solo a partir de 200 dólares (184 euros) la distancia entre ambos instrumentos comienza a acortarse.

Los dos académicos españoles han calculado que pagar en metálico tiene un coste global del 0,935%, frente al 2,585% de las tarjetas de débito.

Para una transacción media estimada en 59 dólares (54,361 euros), el coste sería de 0,54 dólares (0,49 euros) en efectivo y 1,52 dólares (1,4 euros) con el plástico.

Para hacer los cálculos, los autores han tenido en cuenta 19 costes distintos, como las comisiones anuales de la tarjeta, las que se pagan por usar los cajeros, el coste del transporte de las monedas y billetes en furgones blindados, o las tasas de descuento que los bancos cobran a los comercios por cada transacción con tarjeta.

ESPAÑOLES

En España, la diferencia entre los dos instrumentos es menor que la media mundial: 0,66% en el efectivo frente al 1,733% en las tarjetas de débito, o 0,39 dólares (0,35 euros) frente a 1,02 (0,93 euros) para dicha operación promedio de 59 dólares.

Según una encuesta hecha por la patronal española de las empresas de seguridad privada, uno de cada cuatro españoles aún paga exclusivamente en efectivo todos sus gastos semanales, mientras que solo el 7% paga únicamente con tarjeta.

Sin embargo, también se va produciendo lentamente un cambio de tendencia.

Los defensores de la desaparición del metálico suelen argumentar que sería una vía de combatir el fraude fiscal y la economía sumergida, ya que los pagos quedarían registrados de forma digital.

De hecho, y en línea con el anterior Ejecutivo, el Gobierno social-comunista tiene previsto reducir el límite máximo de pagos en metálico de 2.500 a 1.000 euros cuando el pagador sea un profesional o empresario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído