La vicepresidenta de Asuntos Económicos afirmó que en los últimos meses del año se prevé un repunte de la economía que evite una caída del PIB anual

Calviño reconoce una «ralentización significativa» de la economía, pero se escabulle para evitar hablar de crisis

Calviño reconoce una "ralentización significativa" de la economía, pero se escabulle para evitar hablar de crisis
Nadia Calviño PD

Nadia Calviño admite que la crisis sanitaria del coronavirus está golpeando con fuerza a toda la economía española. La vicepresidenta de Asuntos Económicos indicó, durante la rueda de prensa que realizó este lunes 23 de marzo junto al ministro Salvador Illa, que la “actividad económica se ha ralentizado significativamente la semana pasada”. Un balance que hace tras reunirse con los agentes sociales para evaluar el impacto sobre la actividad de la pandemia del coronavirus.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, sin embargo, ha tenido que escabullirse para evitar hablar de una nueva crisis económica. A pesar de que se le preguntó sobre cuáles son las previsiones del Producto Interior Bruto (PIB) para el cierre de 2020 (donde existen datos que apuntan a un desplome hasta el -1,8 por ciento), Nadia Calviño no ofreció ni una cifra precisa. Al contrario, afirmó que en los últimos meses del año se prevé que haya un repunte de la economía que evite una caída del PIB anual.

En este sentido, la representante del gobierno del PSOE y Podemos intentó en distintas oportunidades destacar que España ha implementado «las medidas más restrictivas del entorno». Las mismas que, según indicó en la rueda de prensa, cuentan con el aval de la patronal y sindicatos. Sin embargo, ha admitido que los agentes sociales han pedido afinar algunas de las iniciativa para garantizar su eficacia.

Principales peligros

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) se han convertido en uno de los principales problemas generados por el impacto del coronavirus en la economía. Un duro golpe a un mercado laboral que los socialistas y comunistas no han sido capaces de reflotar y que ya mostraba claros signos negativos previos a la pandemia.

Nadia Calviño afirmó que se trabajará para que las medidas de flexibilización laboral sirvan para canalizar en ERTEs los posibles despidos. En este sentido, ha destacado en varias oportunidades los 100.000 millones inyectados por el Estado, que buscan facilitar el acceso a créditos e la banca, entre otras medidas financieras.

Calviño participa esta tarde en una teleconferencia con los ministros de Economía y Finanzas de la UE a fin que precede a la reunión del Eurogrupo de mañana como parte de los intentos por consensuar una respuesta comunitaria a la crisis económica causada por el COVID-19.

De momento, los países de la Unión Europea debaten hasta qué punto flexibilizar el Pacto de Estabilidad para dar mayor margen de gasto público y déficit a los estados afectados por la epidemia así como la posibilidad de emitir una suerte de corona bonos comunitarios y aprovechar los fondos del mecanismo de rescate MEDE.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído