Laura Sánchez

¿Recuperación en V, U o L?: la economía mundial después de la ‘peste china’

El Eurogrupo se atasca en el paquete económico frente al coronavirus tras 16 horas de negociación

¿Recuperación en V, U o L?: la economía mundial después de la 'peste china'

Con la caída en el ritmo de crecimiento de contagios y muertes por coronavirus en las regiones más afectadas del mundo en estos momentos (España, Italia y Nueva York -Estados Unidos-), los mercados se vinieron este 6 de abril de 2020 arriba, y así siguieron el martes.

Veremos que pasa este 8 de abril, que tampoco ha comenzado muy positivo. La reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) ha finalizado sin acuerdo tras dieciséis horas de negociación y el encuentro se repetirá este jueves en un nuevo intento por desbloquear un paquete de medidas económicas para aliviar el impacto de la pandemia de coronavirus.

Con estas noticias, algunos mandatarios están anunciando la posibilidad de la recuperación de la actividad económica.

“Lo que queda demostrado es que los inversores están dispuestos a celebrar cualquier noticia que apunte a que el periodo de “hibernación’ de las economías puede estar cercano a acabar”, explican en Link Securities.

Estos expertos siguen señalando que “la duración y la profundidad de la crisis económica ‘post coronavirus’ va a depender en gran medida del tiempo en el que la actividad económica esté parada, por lo que cualquier indicio de que la pandemia comienza a estar controlada y que las medidas draconianas adoptadas para combatirla pueden comenzar a revertirse serán muy bien acogidas por los inversores, tengan o no una base sólida, algo que está todavía por demostrarse”.

“No es aventurado afirmar que el suelo del mercado se puede producir cuando la pandemia alcance su pico -el número de altas comience a superar el número de infectados, con lo que el número de enfermos activos empezará a bajar- en los principales países europeos y en EE.UU., algo que podría ocurrir según los modelos que se están utilizando en un par de semanas. No obstante, y hasta entonces, no descartamos momentos de tensión en las bolsas”.

“Mientras tanto, todos los indicadores macro que se van a publicar en las próximas semanas van a ser muy negativos, algo que, en parte, debería estar descontado por los inversores. Lo difícil es saber en qué medida lo está”.

U o V, el gran debate

Dave Lafferty, Chief Market Strategist de Natixis (PA:CNAT) IM, avisa de los riesgos de los tradicionales valores refugio.

“Es una lección que debería haber sido aprendida de la crisis de 2008: confiar en que, en momentos de crisis, una clase concreta de activo vaya a tener el rendimiento que se espera de ella en relación a otros activos es confiar en algo demasiado incierto. La gente tiende a pensar en el oro y en los bonos del Tesoro de EE.UU. como valores seguros por su amplia liquidez. Pero cuando hay una fuerte caída del mercado y los inversores tienen que afrontar sus ‘margin calls’, lo que suele ocurrir es que lo que primero se vende es aquello que es considerado de forma generalizada como líquido y de alta liquidez. Los inversores deberían empezar a repensar qué significa realmente ‘valor refugio’. Ciertamente hay valores refugio, pero no tienden a comportarse como la gente espera”.

Guilhem Savry, executive director de Unigestion, destaca que hay dos factores ocultos que la mayoría de los economistas no están monitoreando a la hora de pronosticar una recuperación económica en forma de U o de V.

“Los estímulos fiscales sin precedentes, cuyos costes ascienden alrededor del 10% del PIB para la mayoría de los países involucrados, planificados para suavizar los efectos negativos, son un elemento importante que podría apoyar el argumento de que se producirá una recuperación en forma de V o U”.

Pero desde Unigestion creen que apostar por una recuperación rápida es “peligroso”.

En su opinión, se está subestimando dos elementos clave. Por un lado, los “efectos indirectos” entre las economías y sus sectores.

Si el período mínimo de confinamiento es de 6 semanas, pero hay una brecha de 8 semanas entre los primeros países en imponerlo y entre el último país afectado, esto aumenta significativamente el período de ineficiencia en la economía mundial centrada en el comercio y la movilidad de bienes y personas.

De igual modo, las pequeñas empresas, la parte oculta dentro del iceberg, no están representadas en los índices globales de capital o crédito. Debido a que no tienen el mismo acceso a la financiación y están menos diversificadas que las grandes firmas, las pymes están más expuestas a la contención económica y al cierre.

Así, Savry afirma que creen que “es prematuro anticipar una salida rápida de la crisis y que la economía volverá instantáneamente a su potencial”.

Por su parte, Keith Wade, economista jeje de Schroders (LON:SDR), explica que «tras la recesión de 2008, la economía de Estados Unidos tardó casi tres años en recuperar el nivel de PIB alcanzado antes de la crisis. Sin duda, una de las recuperaciones más lentas de las que se tiene constancia».

«Uno de los motivos por los que se retrasó el crecimiento fue la burbuja de la deuda; bancos y hogares se centraron en reducir sus préstamos, a pesar de que los bancos centrales redujeron los tipos de interés hasta los niveles más bajos registrados. El proceso de reducción de la deuda fue largo y duro y aún no ha terminado para los hogares, que siguen reduciendo su apalancamiento y recortando la deuda en relación con los ingresos. Sin duda, las cicatrices de la crisis de 2008 son profundas».

Por qué no se espera una L

No obstante, esta vez se espera algo diferente, según el economista jefe de Schroders:

«En lugar de forma de L, creemos que la recuperación tendrá una trayectoria en forma de V. Sobre todo, porque creemos que Estados Unidos volverá a sus niveles normales de actividad durante el tercer trimestre de 2020. Esperamos que el fin de las restricciones de movimiento, la vuelta al trabajo y de la situación cotidiana para los negocios impulse esta previsión».

No obstante, el principal riesgo para la previsión de recuperación en forma de V es, según Keith Wade, «una posible réplica del virus durante el tercer trimestre de este año, lo que tendría un efecto negativo para el cuarto trimestre”.

Tal preocupación coincide con el análisis del Imperial College London que, con respecto a la política que se está llevando a cabo para contener el virus en todo el mundo, afirma:

“El principal desafío es que las medidas que se han implementado para contener el virus -o algo igual de efectivo para reducir la transmisión- deberán mantenerse hasta que se disponga de una vacuna (potencialmente 18 meses o más), dado que prevemos que la transmisión se recuperará rápidamente si las medidas se relajan”.

Gilles Moëc, Chief Group Economist AXA (PA:AXAF) Investment Managers, señala que lo más probable es que «la recuperación mundial tendrá forma de V muy alargada” y siempre «a partir del tercer trimestre».

El experto explica que «el rebote será lento» porque, probablemente, «el gasto del consumidor se verá afectado por una mayor propensión a ahorrar y por los posibles frenos a la inversión».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído