La propuesta científica que propone cuatro días laborables y diez de confinamiento

La regla del 10-4: El modelo matemático para activar la economía aprovechando el punto débil del Covid-19

El preocupante dilema, de los gobiernos del mundo de cómo volver a activar el sector económico sin arriesgarse a un repunte de contagios por coronavirus crece cada día. Ante esta interrogante, un grupo de científicos ha creado un modelo matemático que propone aprovechar el punto débil del virus para evitar contagios mientras se reactiva la economía

La regla del 10-4: El modelo matemático para activar la economía aprovechando el punto débil del Covid-19

La incertidumbre por la activación de la economía en los países afectados por la crisis del coronavirus crece cada día. La interrogante sobre cómo volver a activar el sector económico sin arriesgarse a un repunte de contagios de la Covid-19 es tratada de resolver con mucho cuidado por los gobiernos del mundo.

A este respecto, el investigador del Instituto Weizmann de Ciencias de Tel Aviv Uri Alon ha desarrollado un modelo matemático que propone cuatro días laborables y diez de confinamiento, frente al cierre total, para reactivar la economía y dar un respiro psicológico mientras dure la crisis.

Y es que mantener la economía cerrada para evitar los contagios también puede tener un efecto devastador para los países y las personas.

Pero, ¿en qué consiste exactamente?

¿De qué se trata este modelo matemático?

Los investigadores de Weizmann desarrollaron el modelo matemático que propone que las personas trabajen en ciclos de dos semanas, con 10 días en cuarentena y 4 yendo al trabajo o a la escuela.

En una entrevista realizada por la BBC Mundo a Uri Alon, profesor de Biología Computacional y de Sistemas y uno de los investigadores que desarrolló este modelo, señala que «Es un modelo que alterna entre cuarentena y trabajo/escuela, un camino intermedio que ofrece un equilibrio entre salud y economía».

Con este modelo de cierre parcial, «quienes se infecten durante los días de actividad pasarán el tiempo de contagio confinados en casa sin extender el virus y sin infectar en la vuelta al trabajo», aclara Alon en base a su modelo epidemiológico de propagación de la enfermedad.

El modelo básicamente se aprovecha de una debilidad del coronavirus: su período de latencia, es decir, el retraso promedio de tres días entre el momento en que una persona se infecta y el momento en que puede contagiar a otros.

Así es como este modelo cíclico funciona: si una persona se contagia en sus días de trabajo, estará dentro de su período de latencia, y solo alcanzará el pico de la infección en casa, durante los días de cuarentena, cuando no entra en contacto con tanta gente.

Por supuesto, si una persona presenta síntomas, tendrá que permanecer en cuarentena.

¿Qué dicen los números?

El reputado ‘Financial Times’ (rotativo de referencia en la City londinense) se ha hecho eco estos días de este modelo.

Es de recordar que en el Reino Unido, el confinamiento se impuso más tarde que en otros países europeos. No fue hasta el 23 de marzo, cuando se habían registrado 967 casos y 74 muertes. Tanto adultos como niños siempre han podido salir a realizar deporte o pasear una vez al día.

Así fue como Reino Unido se convirtió en el tercer país del mundo, por detrás de Estados Unidos e Italia, más afectado por la Covid-19.

En ese punto entra algo que se considera clave en los contagios de coronavirus: el número de reproducción básico o R0.

El R0 es el número de personas a las que un individuo puede pasar un virus, en promedio, suponiendo que nadie es inmune y que la gente no cambia su comportamiento para evitar enfermarse. Es decir, mide la capacidad del virus para propagarse.

Si el número de reproducción es mayor a 1, entonces la cantidad de casos aumenta exponencialmente.

De esta manera, la meta de los gobiernos del mundo ha sido llevar el número de reproducción a menos de 1.

Así es como el profesor Alon explica que este modelo forma parte de una estrategia más amplia para salir de la cuarentena, y «debe combinarse con otras medidas, como el uso de mascarillas, distancia física, realización de pruebas y protección de grupos de riesgo».

¿Cuáles serían los riesgos que implicaría este modelo?

El impacto potencial del modelo creado por Weizmann ha simulado utilizando lo que se conoce como el modelo epidemiológico SEIR y un modelo macroeconómico, teniendo en cuenta la propagación del virus y el grado de participación de los trabajadores en el mercado laboral y, por lo tanto, en la producción.

Además de permitir el regreso al trabajo a millones de personas -y obtener ingresos- y reabrir la economía, según los autores de este modelo tiene también la ventaja de que reduce el número de personas en los lugares de trabajo, en las escuelas, y también en el transporte público.

La regla de 10-4, además, puede aplicarse a cualquier escala: una escuela, una fábrica, una ciudad, o un estado.

No obstante, los investigadores reconocen que hay sectores para los que, aunque se siga este modelo, la reapertura es mucho más complicada.

«Sectores como clubes nocturnos y grandes eventos probablemente no podrán regresar al principio, y los restaurantes y hoteles necesitarán hacer grandes ajustes».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído