La deuda española se incrementará notablemente este 2020 y la clave está en quiénes la pagaremos

Así nos condena Sánchez: cada español pagará 360 euros al año gracias a su subida de impuestos

Se trata de una decisión "inevitable", dijo Sánchez a Ferreras para anunciar el estacazo impositivo

Así nos condena Sánchez: cada español pagará 360 euros al año gracias a su subida de impuestos
Pedro Sánchez.

Para nadie era ningún secreto que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias iban a meter la mano en los bolsillos de los españoles.

Aunque disfrazando el asunto con una alta dosis de ideología y de mensajes de odios hacia las grandes fortunas, la verdad es que los más afectados siempre son los mismos, mientras los gobernantes socialistas y comunistas disfrutan de todas las comodidades.

El pasado jueves 2 de julio de 2020, Sánchez anunciaba una subida de impuestos, decía que era inevitables, aunque el propio Luis Figo avisaba de sus consecuencias.

La verdad es que «no hay tal cosa como un almuerzo gratis», alguien tiene que pagar el populismo y la ineptitud que se pasea por la Moncloa, más aún tomando en cuenta el histórico aumento que ya se anuncia del déficit y la deuda en 2020.

Como publica el portal LibreMercado, basándose en las estimaciones de la UE, España registrará un endeudamiento próximo al 116% del PIB en 2020, lo que significa unos 20 puntos porcentuales más que al cierre del pasado año.

Partiendo de estas cifras, la pregunta clave es cuánta de esta nueva deuda se transformará en impuestos a corto y medio plazo.

Para determinar esto, se pueden hacer dos aproximaciones. Una, analizando lo que ocurrió durante la pasada crisis. Así, el histórico aumento de la deuda, especialmente entre 2009 y 2012, se materializó en una primera subida de impuestos en 2010 y 2011, con el PSOE en el Gobierno.

Después llegaría otra en 2012, del PP, que, hasta la fecha, fue la mayor de la democracia, aunque como herencia del legado de Zapatero. En total, los contribuyentes tuvieron que abonar cerca de 22.000 millones de euros extra al año en plena recesión.

El segundo método consiste en aplicar el denominado principio de la equivalencia ricardiana, según el cual, bajo una serie de hipótesis determinadas, resulta in­diferente financiar un aumento del gasto público vía impuestos en el presente o vía impuestos en el futuro (deuda).

Aplicando este modelo al caso español, el efecto directo de un incremento de la deuda en 1.000 millones de euros genera en el período siguiente una subida de impuestos de 150 millones. El aumento previsto de la deuda neta en 112.000 millones en 2020, por tanto, podría traducirse en una factura fiscal de unos 17.300 millones a corto plazo, de modo que cada español tendría que pagar en impuestos algo más de 360 euros extra al año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído