LA BATALLA DE LA CAPITAL DE ESPAÑA

El Gobierno PSOE-Podemos impone el confinamiento a 4,8 millones de madrileños y la popular Ayuso se rebela

La líder popular llevará al socialista Sánchez a los tribunales por "intervenir Madrid sin validez jurídica"

El Gobierno PSOE-Podemos impone el confinamiento a 4,8 millones de madrileños y la popular Ayuso se rebela
Pedro Sánchez (PSOE) e Isabel Díaz Ayuso (PP). PD

La popular Isabel Díaz Ayuso se ha plantado. Y sin rodeos ni remilgos dice «no» a las restricciones que tenía previsto aplicar el Gobierno PSOE-Podemos en Madrid.

Y además, llevará al socialista Sánchez a los tribunales por «intervenir Madrid sin validez jurídica».

El Gobierno PSOE-Podemos volvió a fracasar este 30 de septiembre de 2020 en su intento de consensuar las medidas restrictivas contra la segunda ola del Covid-19 y además pretende imponer un cierre de Madrid con una argucia de dudosa legalidad basada precisamente en esa falta de consenso.

Los buenos augurios de la reunión previa con Madrid saltaron por los aires en el consejo interterritorial de salud y, por una causa o por otra, algunas regiones pusieron pegas al plan de Salvador Illa.

No solo Madrid se plantó, otras cuatro comunidades lo hicieron.

Pero como la mayoría sí acató el plan de Illa, el ministro las impuso para municipios de más de 100.000 habitantes, con ese nuevo baremo de los 500 contagios, inexistente en las anteriores recomendaciones del ministerio.

Llega pues el ordeno y mando, esta intervención efectiva en las competencias autonómicas, después de que Sánchez se lavara las manos, delegase toda la respuesta a la pandemia en las comunidades y no se entretuviera ni en coordinar de manera eficiente la respuesta de cada región.

La decisión del Ministerio de Sanidad de dictar una orden ministerial que obligue a la Comunidad de Madrid a confinar la capital de España y otros nueve municipios responde a la obsesión patológica del Gobierno socialcomunista de cobrarse la cabeza política de Isabel Díaz Ayuso a costa de hundir a Madrid y los madrileños.

Y para ello pretende que el Gobierno regional publique en en el boletín de la comunidad unas medidas de dudoso encaje jurídico que no han sido avaladas por consenso de las autonomías como exige la ley. Está clara cuál es la estrategia de Pedro Sánchez: forzar a Ayuso a que aplique la arbitraria norma del Departamento de Salvador Illa y confine Madrid, pese a que las últimas medidas decretadas por el Gobierno autonómico están dando resultados.

Estamos ante una cacería política sin precedentes, en un plan de acoso y derribo que pretende convertir a los madrileños en rehenes de la estrategia socialcomunista.

Para acabar políticamente con Ayuso, Sánchez está dispuesto a hundir la economía de una comunidad que es el motor de España y a arruinar los negocios de miles de pequeñas y medianas empresas. Y, encima, pretende hacerlo saltándose la ley, tergiversando torticeramente el resultado de la reunión de los consejeros de Salud de las distintas autonomías.

La norma establece que se necesita el consenso de todos los territorios para que la orden ministerial sea de obligado cumplimiento, pero votaron en contra Madrid, Galicia, Murcia, Andalucía, Cataluña, Ceuta y Melilla. La irresponsabilidad del Gobierno es enorme y revela hasta qué punto el socialcomunismo es capaz de pasar por encima de la norma con tal de acabar políticamente con la presidenta madrileña.

Lo que quiere Sánchez es que Ayuso, en contra de su voluntad, confine Madrid. O sea, que sea ella quien cargue con la responsabilidad del cierre.

No cabe mayor cobardía: si Sánchez quiere confinar Madrid, el Gobierno cuenta con instrumentos jurídicos para hacerlo, pero servirse de una norma ministerial que retuerce la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud es una descomunal arbitrariedad ante la que el Gobierno regional del PP no puede, en ningún caso, plegarse.

Ayuso, acosada por el socialcomunismo y sus terminales mediáticas, sigue resistiendo las embestidas de una izquierda política que está instrumentalizando la pandemia de forma autoritaria y sectaria.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído