Contrario a una regulación excesiva del mercado

El Nobel de Economía Aumann avisa de que los rescates pueden adelantar la llegada de una nueva crisis

Cree que fomentan que las empresas "corran riesgos innecesarios"

El premio Nobel de Economía de 2005, el matemático israelí Robert Aumman, ha defendido que los rescates de entidades financieras por parte de los gobiernos son «una mala solución» para la crisis y advirtió de que estas decisiones podrían «estar adelantando la llegada de la siguiente» ya que se alienta a los ejecutivos de las empresas «a correr riesgos inadecuados».

Durante una conferencia en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, consideró que, aunque a corto plazo parezcan una buena medida, a largo plazo no lo son. Aseguró que es racional que gobiernos democráticos como el de Barack Obama tomen estas decisiones porque quieren ser reelegidos en sus cargos. «Pero cuando el efecto negativo se produzca, será probablemente más allá de su segundo mandato», añadió.

El Nobel de Economía se mostró contrario a una excesiva regulación del mercado ya que significaría regular el riesgo, que es «lo que permite al mundo seguir dando vueltas». «Eliminar riesgos es ir en contra de la prosperidad», aseveró.

Sin embargo, sí que consideró una buena medida que los gobiernos regulen el sistema financiero con el objetivo de evitar «enredos» que provoquen que la caída de una empresa afecte a otras compañías del sistema.

Respecto al inicio de la crisis, Aumann apuntó a las «hipotecas basura» como causa inmediata pero alertó sobre la existencia de otras causas subyacentes como el «sobreapalancamiento», donde algunas entidades asumieron posiciones demasiado arriesgadas y prestaron hasta 30 ó 40 veces más dinero del que tenían, o el «enredo» del sistema financiero.
 
Criticó los incentivos que se ofrecían hasta ahora a los ejecutivos, basados en opciones de compra que no están obligados a ejecutar cuando la cotización de la empresa baja, lo que les motivaba a correr riesgos innecesarios porque «nunca pueden perder». En su opinión, los directivos deberían correr «los mismos riesgos que la empresa» y ser remunerados en acciones que no puedan vender inmediatamente.

Consideró una mala solución la iniciativa de algunos gobiernos que animan a las empresas a reducir de forma generalizada los salarios de los ejecutivos. En su opinión, esto debe ser determinado por las fuerzas de mercado. «A mejor trabajo, mejor debe ser su salario», insistió.

También consideró inadecuados los incentivos que se han estado dando a los gestores «a bajo nivel» ya que se ha premiado a aquellos trabajadores que conseguían un mayor número de prestamos sin tener en cuenta las garantías que había para hacer frente al pago de la hipoteca.

A su vez, estos gestores han ofrecido incentivos a sus clientes con entradas inferiores al 10% de la hipoteca. Incluso en algunos casos se han entregado «prestamos negativos» ya que no se le requería entrada alguna al cliente y además se le proporcionaba algo de dinero adicional.

Aumann subrayó que es «imposible» evitar que haya nuevas crisis, así como prevenirlas, y consideró «básico» que se produzcan «mejoras y empeoramientos de las economías». En cambio, consideró importante que se aprenda de los problemas surgidos en esta ocasión para evitar situaciones similares en un futuro. Europa Press

Autor

Antonio Martín Beaumont

Antonio Martín Beaumont, politólogo y periodista, es el actual director de ESDiario.com.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído