El Congreso convalida el ‘decreto de Zurbano’ sin unanimidad, pero sin votos en contra

El Pleno del Congreso de los Diputados convalidó esta noche el decreto ley de medidas ‘anticrisis’ que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 9 de abril como resultado de la negociación de los conocidos como «acuerdos del Palacio de Zurbano», con los apoyos de PP, CiU, PNV, ERC, Coalición Canaria, UPN y UPyD, mientras que IU, ICV, BNG y Nafarroa Bai se decantaron por la abstención.

La norma fue avalada por 335 votos a favor y cinco abstenciones, mientras que la petición de tramitarla como proyecto de ley presentada por el PP, una posibilidad que hubiera permitido introducir modificaciones a la norma, fue rechazada por 190 votos en contra y 150 a favor.

También se convalidó, por 334 votos a favor y cuatro abstenciones, el decreto ley aprobado el pasado 30 de marzo, que prorroga la vigencia de medidas extraordinarias para empresas, concesionarias y transporte aéreo a Canarias así como en relación a las obras del Fondo Estatal de Inversión Local.

Todos los grupos de la oposición coincidieron en reprochar al Gobierno la «insuficiencia» del último decreto de medidas ‘anticrisis’ del Gobierno, fruto de la negociación de los conocidos como «acuerdos de Zurbano», que consideran totalmente insuficiente y en ningún caso un verdadero «Pacto de Estado contra la crisis», si bien ninguno de ellos presentó un voto de rechazo por contener medidas propuestas por sus formaciones.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, aseguró que el decreto es un «satisfactorio» y «buen resultado» que justifica «el esfuerzo y el empeño» de todos para alcanzar «consensos suficientes» que propiciaron una norma que busca «reactivar la economía».

MONTORO Y EL VOLCAN ISLANDES

Los portavoces respondieron duramente a estas palabras, empezando por el responsable económico del PP, Cristóbal Montoro, quien acusó a Salgado de presentar un conjunto de «medidas de simple picoteo y corto alcance». «Vaya papelón, traernos estas medidas», le espetó, antes de comparar las medidas con las cenizas del volcán islandés que ha paralizado el tráfico aéreo europeo. «Cubren al país con el velo de la desconfianza económica», señaló.

Más benévolo se mostró el diputado de CiU, Josep Sánchez Llibre, quien señaló que «no vale la pena» recordar el fracaso del Pacto de Estado y valoró el «esfuerzo» y el «espíritu de trabajo» del Gobierno para diseñar medidas –más de la mitad con el «sello» de CiU, de lo que se mostró «muy orgulloso»– «en la buena dirección», aunque admitió que son insuficientes. «Al menos hemos sido capaces de dar un signo positivo de vara ala economía productiva», incidió.

El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, señaló que las medidas tenían que haberse adoptado con anterioridad y aunque «coadyuvan» a la economía no son en ningún caso la solución. Esta terapia no cura aunque tampoco está contraindicada», señaló el diputado nacionalista, quien expresó su apoyo, si bien lamentó la falta de conciencia del gobierno sobre la crisis y de liderazgo para buscar una respuesta.

ICV CRITICA LA «CREMA HIDRATANTE»

Por parte de ERC, Joan Ridao reiteró que el gobierno «quería dar a luz a un elefante» con su oferta de Pacto de Estado y al final «ha parido un ratoncito» y ofreció su apoyo a una norma que considera «clarísimamente insuficiente» pero en la que reconoce propuestas de su formación.

Su compañero de grupo parlamentario y diputado de ICV, Joan Herrera, lamentó el «renuncio» que supone la norma de cara a la fiscalidad progresiva y el control del sector financiero, pero avanzó su abstención para no «poner palos a las ruedas», aunque la norma sea «como recetar crema hidratante contra una neumonía».

ROSA DIEZ LO APOYA, AUNQUE SEA UNA ASPIRINA

Los representantes de Coalición Canaria, Ana Oramas, y UPN, Carlos Salvador, cumplieron el guión previsto y dieron un ‘sí crítico’ al decreto, mientras que los diputados de BNG Francisco Jorquera y de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, se decantaron por la abstención ante unas medidas «insuficientes, dispersas y de escaso calado».

Por su parte, la diputada de UPyD, Rosa Díez, presentó un duro discurso contra la política económica socialista –«Erase una vez un presidente del gobierno que vivía en un país con cuatro millones y medio de parados», comenzó– y contra la norma, a la que comparó con «recetar una aspirina» para curar una rotura de cadera. No obstante, avanzó un «sí» a la «aspirina» aunque no sirva contra la crisis.

Por último, los representantes de Coalición Canaria, Ana Oramas, y UPN, Carlos Salvador, cumplieron el guión previsto y dieron un ‘sí crítico’ al decreto, mientras que los diputados de BNG Francisco Jorquera y de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, se decantaron por la abstención ante unas medidas «insuficientes, dispersas y de escaso calado».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído