El petróleo impulsa la inflación y se sitúa por encima de los 85 dólares

El petróleo impulsa la inflación y se sitúa por encima de los 85 dólares
Una refinería de petróleo. Agencia EFE

El precio del barril de crudo ha terminado la semana por encima de los 85 dólares, un nivel que agrava la inflación interanual al superar en más del 70 por ciento el valor que tenía hace un año.

Las cotizaciones del petróleo sobrepasan también el margen de entre 70 y 80 dólares/barril en el que se habían mantenido durante el primer trimestre del año y que ha sido calificado como el justo en estos momentos, tanto para productores como para consumidores.

Esta semana el «oro negro» ha estado influenciado en diversas direcciones, con datos positivos sobre la economía estadounidense que favorecen su encarecimiento porque confirman la percepción de una recuperación de la demanda energética, y por otros que presionan a la baja, como un aumento de las reservas de crudo almacenadas.

En cuanto a la crisis de la deuda griega, ésta influye indirectamente sobre el crudo al afectar a la cotización del euro frente al dólar, favoreciendo las compras de petróleo cuando el billete verde se debilita.

Finalmente, frente a la semana precedente, el valor del barril ha terminado con variaciones muy moderadas.

El Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en junio cerró en Nueva York a 85,12 dólares por barril, mientras que el Brent terminó a 87,25 dólares/barril en Londres.

En cuanto al petróleo de referencia en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), su valor más reciente, del jueves, se situó en los 82,36 dólares.

El problema para los consumidores es que, si bien el coste del crudo dista aún mucho de los máximos de casi 150 dólares que alcanzó en julio de 2008, está ahora impulsando la inflación interanual debido a la «montaña rusa» que ha experimentado desde 2008.

En el caso del barril de la OPEP, su precio medio mensual subió hasta los 77,21 dólares en marzo, desde los 72,99 dólares de febrero, y en lo que va de abril se sitúa en los 81,95 dólares, cuando hace un año se vendía a 50,20 dólares.

Pero no sólo era más barato hace un año, sino que además el crudo presentaba una fuerte deflación respecto al mismo periodo de 2008, cuando rondaba los 90-100 dólares.

Puede decirse así que el año pasado la depreciación del «oro negro» y otras materias primas favoreció de hecho la recuperación económica, y el temor ahora es que esa recuperación se ahogue si los precios vuelven a los niveles del primer semestre de 2008.

En su último informe mensual, la OPEP vaticina que eso no ocurrirá y se muestra confiada en que la economía podrá soportar los precios actuales, pero reconoce que precisamente es el mayor optimismo económico lo que impulsa «los flujos de inversión en las bolsas y materias primas, incluido el petróleo».

Recuerda que «la reciente reunión del Foro Internacional de la Energía en Cancún (México) subrayó el consenso entre consumidores y productores de que los precios entre 70 y 80 dólares/barril son esenciales para promover una inversión adecuada sin obstaculizar la recuperación económica», y espera que vuelvan a ese margen.

También para la Agencia Internacional de la Energía (AIE) los precios «ampliamente por encima» de los 80 dólares plantean interrogantes sobre su sostenibilidad, puesto que podrían afectar negativamente a la recuperación económica y la demanda petrolera.

El barril se ha apreciado por «un optimismo a mediano plazo» sobre la economía mundial, destacó Jason Schenker, presidente de la consultora Prestige Economics de Texas (EEUU), en su informe mensual de abril.

«Sí, los precios han subido, pero nosotros no vemos que puedan sostenerse por encima de los 90 dólares el barril, los vemos fluctuar en promedios mensuales de entre 77 y 82 dólares», dijo a Efe Alexandra Kogelnic, analista de la asesora JBC Energy.

Según la experta, «frente a las noticias positivas sobre la economía mundial, especialmente el fuerte crecimiento de China, persisten otros elementos que presionan a la baja y compensarán la tendencia alcista», entre ellos, una abundante oferta de crudo y una mayor capacidad excedentaria de producción y de refino.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído