La Bolsa española cae el 4,03% a mediodía, lastrada por la gran banca

La Bolsa española cae el 4,03% a mediodía, lastrada por la gran banca
. Agencia EFE

La Bolsa española aumentaba sus pérdidas a mediodía de hoy y su principal indicador, el Ibex-35, se dejaba el 4,03 por ciento, a punto de perder incluso la cota de los 8.900 puntos por el lastre que suponen los retrocesos de los bancos, especialmente de los tres grandes.

Así, a las 12.00 horas, el Ibex-35 caía el 4,03%, es decir perdía 372,40 puntos, y quedaba situado en 8.916,10 enteros, mientras el Índice General de la Bolsa de Madrid se dejaba el 4,01%, 38,63 puntos y caía hasta los 923,65, con todos los sectores en rojo.

Las caídas de los títulos de la banca seguían siendo el motivo principal de estos retrocesos, especialmente el Banco Popular, que se dejaba el 7,50%, seguido del BBVA, con un descenso del 5,85%, y el Santander, con el 5,60%, que eran a su vez los valores más bajistas del selectivo Ibex, donde a esta hora ni una sola de las compañías cotizaba al alza.

El resto de las bolsas europeas tampoco se libraba de los números rojos, contagiadas de la volatilidad que dominaba los mercados, con Milán cediendo el 4,51%, París cayendo el 3,33%; Londres, el 2,71%, y Fráncfort, el 2,82%.

Además del BBVA y el Santander, el resto de los considerados grandes valores del Ibex, los llamados «blue chips», también se aplicaban a la tarea de hacer retroceder al selectivo, con pérdidas del 3,50% para Telefónica, del 3,60% para Iberdrola y del 4,05% para Repsol YPF.

En el mercado abierto, las mayores pérdidas eran a esta hora para Fersa y Natracéutical, que se despeñaban respectivamente el 9,47% y el 8%.

Por el contrario, sólo tres empresas cotizaban en positivo a esta hora, San José, las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), y Viscofan, con avances respectivos del 0,61%, del 0,17% y del 0,05%.

Las cuotas participativas de la CAM -títulos similares a las acciones pero sin derechos políticos- llevaban toda la sesión al alza, como reacción a la decisión de la caja alicantina, conocida ayer, de unirse al Sistema Internacional de Protección (SIP) de Cajastur, del que también forman parte Caja Cantabria y Caja Extremadura y que tendrá su sede en Madrid.

El SIP, conocido como «fusión fría», se está convirtiendo en el principal modelo utilizado en la reestructuración del sector de cajas porque permite mantener independiente la personalidad jurídica de cada miembro, sus órganos de gobierno, su red de oficinas y su marca propia, lo que esquiva los problemas políticos que generaría una integración.

En cambio, esta fórmula obliga a poner en común las políticas de riesgos, tesorería, calificación crediticia, control interno y requerimientos regulatorios.

A las 12.00 horas, el parqué español había negociado 126,60 millones de títulos, por importe de 1.104 millones de euros, de los que 352 millones de euros correspondían a 43,6 millones de acciones del Santander y 233 millones equivalían a 15,6 millones de títulos de Telefónica.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído