El Club de París acepta la posición de Argentina de acordar el pago de una deuda sin el FMI

El Club de París acepta la posición de Argentina de acordar el pago de una deuda sin el FMI
. EFE/Archivo

Argentina logró convencer al Club de París para renegociar sus millonarias deudas con ese foro sin la intervención del ojo auditor del Fondo Monetario Internacional (FMI) y buscará sellar en 2011 un acuerdo de refinanciación «realista».

El bloque integrado por 19 naciones desarrolladas envió el martes pasado una carta al Gobierno de Cristina Fernández comunicando que acepta las condiciones impuestas por Buenos Aires de dejar fuera del acuerdo al FMI.

«La reglamentación del Club de París exige la participación con planes por parte del FMI. Finalmente el Club ha accedido a no hacerlo», anunció hoy la presidenta argentina, Cristina Fernández, en un mensaje en cadena nacional.

Argentina había anunciado en septiembre de 2008 que saldaría con reservas monetarias su deuda de 6.706 millones de dólares en mora desde 2001 con el Club de París.

Sin embargo, desde entonces no se había dado un diálogo formal en esa dirección, particularmente por la tajante negativa argentina a dejar que el FMI auditara sus cuentas públicas.

Uno de los puntos a negociar es el monto de la deuda, ya que para el Club de París ascendería a 7.900 millones de dólares debido a los intereses punitivos sobre la deuda original.

Según Fernández, la misiva del Club de París, a la que ha dado órdenes de responder, plantea «una negociación realista».

«Nosotros coincidimos en que la negociación debe ser realista. Para Argentina, una negociación realista implica plazos de pagos que permitan seguir sosteniendo la actividad y el crecimiento económico con inclusión social», dijo.

Fernández, que la semana pasada participó en Seúl de la cumbre del G-20 -varios de cuyos miembros lo son también del Club de París-, aseguró que en esta negociación «no habrá ni comisiones, ni bancos, ni empresas, ni asesores».

«Si Dios quiere y nos ayuda, el año que viene podremos estar saliendo definitivamente del default (cese de pagos) si arreglamos, como creo que lo vamos a hacer, la deuda con el Club de París. Los argentinos vamos a haber tardado una década en salir del default, una década exacta afuera del mundo», afirmó.

En 2001, Argentina declaró el mayor cese de pagos de la historia, por unos 102.000 millones de dólares en bonos soberanos en manos de acreedores privados.

La mayor parte de esa deuda, unos 81.800 millones de dólares, fue reestructurada en 2005, mientras que en junio pasado cerró un nuevo canje para refinanciar las deudas remanentes, proceso en el que logró una adhesión del 70,2 por ciento entre sus acreedores.

Adicionalmente, en enero de 2006 Argentina canceló en un solo pago toda su deuda con el FMI, por un total de 9.500 millones de dólares, utilizando reservas monetarias del Banco Central.

En la actualidad, las reservas monetarias argentinas alcanzan a 52.244 millones de dólares.

«Los muertos no pagan», dijo hoy Fernández, rememorando una frase de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner (2003-2007), recientemente fallecido, quien impulsó la reestructuración de la farragosa deuda argentina.

Según Fernández, desde la refinanciación con acreedores privados de 2005, Argentina ha pagado puntualmente todos sus vencimientos, mientras que la renegociación del remanente este año «ha generado confianza nuevamente en la palabra de Argentina en cuanto a cumplimiento de sus compromisos».

La mandataria aseguró que la normalización de la deuda con el Club de París permitirá a los bancos de los países miembros de este foro volver a dar crédito a sus empresas para que inviertan en Argentina.

«En realidad va a ser muy beneficioso para ambos: no solo para nosotros, sino también para ellos porque muchas de las empresas que están hoy en Argentina son filiales de matrices de esos países que reciben por parte de este modelo económico argentino beneficios fiscales, laborales y financieros», aseguró Fernández.

El año pasado, por efecto de la crisis global, la economía argentina sólo creció un 0,9 por ciento, pero para este ejercicio se espera que la expansión sea del 9 por ciento, de acuerdo a las últimas previsiones del Banco Central.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído