Wall Street vuelve a la calma tras la escalada de la semana pasada

Wall Street vuelve a la calma tras la escalada de la semana pasada
El Dow Jones de Industriales, que agrupa a 30 de las mayores empresas cotizadas de Estados Unidos bajó 19,90 unidades (-0,17%) y se ubicó en los 11.362,19 enteros. EFE/Archivo

La Bolsa de Nueva York cerró hoy en terreno negativo ante la posibilidad de que la Reserva Federal estadounidense amplíe su plan de estímulo monetario, una idea que hizo al parqué neoyorquino volver a la calma después de la escalada que registró la semana pasada.

El principal índice de Wall Street, el Dow Jones de Industriales, selló finalmente la sesión con un descenso del 0,17 por ciento, después de haberse debatido entre las ganancias y las pérdidas durante gran parte de la jornada, así como lo hizo el selectivo S&P 500, que terminó cediendo un 0,13 por ciento.

Los ascensos de las tecnológicas auparon, sin embargo, al índice compuesto del mercado Nasdaq, que logró terminar con un avance del 0,13 por ciento.

De esta manera, el parqué neoyorquino rompía con la tendencia alcista de las últimas tres jornadas de la semana pasada, en las que logró acumular un avance tres veces mayor a todo lo que había perdido durante noviembre.

La semana pasada el optimismo se había hecho con Wall Street y ni siquiera un informe de desempleo peor de lo esperado hizo decantarse por las ventas a los inversores, quienes se dejaron llevar por el ambiente positivo que provenía también de Europa.

Sin embargo, este lunes los operadores se desayunaban con las declaraciones del presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, a la cadena de televisión CBS, donde dejó abierta la posibilidad de comprar más de los 600.000 millones de dólares en bonos que ya se comprometió a adquirir en noviembre.

Esa opción se unió además a la previsión de Bernanke de que el mercado laboral tardará entre cuatro y cinco años en recuperar «niveles normales» de desempleo -en torno al seis por ciento-, desde el 9,8 por ciento actual.

Desde el exterior las noticias tampoco lograban animar al parqué, ya que en Europa los ministros de Finanzas se reunían para discutir la adopción de nuevas medidas para reducir la presión de los mercados de deuda, entre las que se encontraba la posibilidad de incrementar el volumen del fondo de rescate aprobado en mayo.

Se salvaron de la recogida de beneficios los sectores energético y tecnológico, que anotaron sendos ascensos del 0,39 y el 0,06 por ciento, respectivamente.

En el lado del sector energético volvía a destacar el ascenso del precio del crudo de Texas, que hoy mantenía su precio más alto en dos años y cerraba muy cerca de los 90 dólares, a 89,38 dólares.

Del sector tecnológico llegaban buenas noticias, como la Google, que lanzó por fin la mayor librería digital de la red con más de tres millones de títulos disponibles y con la que espera además competir con la tienda por Internet Amazon (que subió el 1,35%) por el dominio del mercado del libro electrónico.

Tras esa noticia, que se unió al lanzamiento de una nueva versión de Android y un nuevo teléfono, el «Nexus S», el mayor buscador de la red subió un 0,94 por ciento.

Por su parte, Barnes & Noble ascendió el 10,62 por ciento después de que el fondo de inversión gestionado por William Ackman, el mayor accionista de la cadena de librerías Borders, ofreciera 960 millones de dólares a esa compañía para que tratara de hacerse con su rival y fusionar así las dos mayores empresas del sector en Estados Unidos.

Sobre el sector de las ventas minoristas, afectaba en el descenso del 0,24 por ciento del gigante Wal-Mart la noticia de que el Tribunal Supremo estadounidense aceptó hoy revisar una demanda colectiva entablada por más de un millón de empleados y ex empleados contra esa empresa, acusada de discriminar a las mujeres en casos de promoción o aumentos salariales.

También cerró con descensos la aerolínea Continental, que perdió un 0,16 por ciento después de que la compañía estadounidense y uno de sus empleados fueran condenados hoy por un tribunal francés por el accidente del Concorde de julio de 2000, que causó la muerte de 113 personas.

Por su parte el grupo Kraft perdió un 0,1 por ciento tras anunciar que ha presentado una denuncia contra Starbucks -que cerró sin apenas cambios-, ya que la mayor cadena de cafeterías del mundo ha decidido finalizar el contrato por el que el grupo alimentario tenía en exclusividad la comercialización y distribución del café de la marca estadounidense.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído