Wall Street interrumpe cuatro semanas de descensos con las esperanzas de un estímulo

Wall Street interrumpe cuatro semanas de descensos con las esperanzas de un estímulo
. EFE/Archivo

Las esperanzas de que la Reserva Federal de EEUU (FED) pueda anunciar en septiembre más medidas de estímulo consiguieron interrumpir hoy cuatro semanas de descensos en la Bolsa de Wall Street, que no se dejó atemorizar por la inminente llegada del huracán «Irene».

Así el Dow Jones de Industriales, índice de referencia del parqué neoyorquino, terminó con un avance del 1,21 por ciento para cerrar en las 11.284,54 puntos, de forma que durante estos cinco días ha acumulado un sólido ascenso del 4,32 por ciento.

Pese a ese avance semanal, con el que deja atrás los números rojos en términos semanales de las últimas cuatro semanas, el principal indicador de Wall Street todavía acumula una caída del 2,53 por ciento desde que comenzó el año.

También cerró con un sólido avance, del 1,51 por ciento, el selectivo S&P 500, que esta semana se ha apreciado así el 4,74 por ciento, aunque ese ascenso no fue suficiente para evitar que en lo que va de año haya perdido un 6,43 por ciento.

Más pronunciado fue este viernes el ascenso del índice compuesto del mercado Nasdaq, que ganó el 2,49 por ciento para acumular un ascenso semanal del 5,89 , mientras que desde que comenzó el 2011 se ha dejado el 6,52 por ciento.

El principal responsable del sólido avance diario y semanal en el parqué neoyorquino fue Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal de EEUU, de quien han estado pendientes los inversores neoyorquinos desde el pasado lunes.

Tal expectación se debía a las enormes esperanzas que tenían puestas los operadores en la reunión a puerta cerrada que mantuvo hoy el máximo responsable del banco central estadounidense en Jackson Hole (Wyoming), donde esperaban el anuncio de más medidas para estimular la economía.

La idea de que Bernanke fuera a anunciar la aplicación inmediata de otro paquete de estímulo económico se fue diluyendo a medida que transcurrió la semana, por lo que los inversores celebraron que dejase la puerta abierta a que la FED considere más medidas en su reunión de septiembre.

«El comité seguirá evaluando las perspectivas económicas a la luz de la información que llega y está preparado para desplegar sus herramientas según sea necesario para promover una recuperación económica más firme», dijo Bernanke.

Las esperanzas de que el llamado «QE3» -tercera ronda de compra de bonos del Tesoro- llegará irremediablemente, dejaron en un segundo plano la pesimista evaluación del estado de la economía del responsable de la Fed.

«Está claro que la recuperación de la crisis ha sido mucho menos sólida de lo que habíamos esperado», dijo Bernanke, pero los inversores parecieron hacer oídos sordos a esas palabras.

También desoyeron los desalentadores datos sobre el crecimiento del PIB estadounidense en el segundo trimestre, ya que el Departamento de Comercio comunicó una subida del uno por ciento, por debajo del 1,3 de su primer cálculo.

Esta revisión a la baja, que ejemplifica la debilidad que arrastra todavía la economía estadounidense tras la reciente crisis global, incrementa los temores sobre una nueva recesión, alentados también por un índice de desempleo que se mantiene alto, en el 9,1 por ciento.

Las esperanzas de otra masiva compra de bonos del Tesoro podían más hoy incluso que el miedo a los efectos que puede tener sobre la economía la inminente llegada del huracán «Irene», que se acerca peligrosamente hacia la costa este de Estados Unidos.

La fuerza con la que se acerca ese temporal ha provocado que la ciudad de Nueva York haya decretado por primera vez en su historia la evacuación obligatoria de los ciudadanos que se encuentren en áreas por debajo del nivel del mar, lo que afecta a 250.000 neoyorquinos.

Entre las áreas afectadas por esa evacuación se encuentra Wall Street, ubicado en el sur de Manhattan, donde los destrozos y lluvias podrían llegar a dificultar el acceso de los corredores de bolsa al parqué neoyorquino el lunes.

Así, los inversores se van de fin de semana con la vista puesta en la llegada de «Irene» y los efectos que pueda tener sobre el rumbo de la jornada del lunes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído