Montoro desvincula la mutualización de la deuda autonómica y local de las elecciones

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, desvincula la propuesta de mutualizar la deuda de las comunidades autónomas y los ayuntamientos de las elecciones de 2015, e insiste en que si esta propuesta se plantea ahora es porque existe margen para hacerlo, gracias a que los esfuerzos de los últimos tres ejercicios han mejorado el acceso del Tesoro a la financiación en mejores condiciones.

«Que en 2015 hay elecciones ya lo sé, no se me olvida, pero se ha llegado a la lógica de que cada acción que programa el Gobierno es porque hay elecciones. Pero, ¿hay elecciones en todos los territorios de España? No. La obligación del Gobierno es gobernar y trasladar las mejores condiciones financieras que entre todos hemos sido capaces de generar», ha insistido el ministro en rueda de prensa en el Congreso.

Además, ha argumentado que si esta medidas se toma ahora es porque hay margen para hacerlo. «¿Lo podíamos hacer en 2012, cuando no había elecciones? Pues no, una medida como ésta era implanteable. Hoy lo es porque el Tesoro se puede financiar en esas condiciones, porque hemos recuperado la confianza», ha zanjado.

TIPO 0%

Posteriormente, en una conversación informal con los periodistas, ha confirmado que la idea que se está barajando es que sea el Tesoro el que emita la deuda que necesiten el resto de administraciones públicas y que les aplique un tipo del 0%, con lo que el coste de la medida –que aún no está cuantificado– se trasladaría al Estado.

El objetivo, ha dicho, es «contribuir a la reducción del déficit público de las comunidades y los ayuntamientos, optimizando la financiación del déficit y la deuda pendiente de refinanciación».

«En un momento en que los mercados financieros creen en España, en que el Tesoro está financiándose en las mejores condiciones de la Historia, a tipos más bajos que nunca, es la obligación del Gobierno trasladar esa capacidad al resto de administraciones para que los costes financieros no pesen en exceso en sus presupuestos, que se tienen que dedicar a financiar los servicios públicos de los españoles y que están caracterizados, por supuesto, por la austeridad», ha afirmado.

MEDIDA PARA TODOS

Así, aunque de momento no puede concretar más detalles sobre este mecanismo, en el que aún se está trabajando, el ministro sí ha explicado que su intención es que se pueda empezar a utilizar ya en las refinanciaciones que ayuntamientos y comunidades –tanto las incluidas en el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) como las que no han hecho uso de este recurso– realicen a partir de enero.

Para ello, la propuesta concreta será planteada a los ayuntamientos en la reunión de la Comisión de Administración Local (CENAL) y en el Consejo de Política Fiscal y Financiero (CPFF) convocados el 23 de diciembre, y tres días más tarde el último Consejo de Ministros del año aprobará los cambios legales pertinentes.

«Cuanto antes podamos materializar esta propuesta antes nos beneficiaremos todos», ha insistido Montoro, que está convencido de que será «bien recibida» por todas las administraciones territoriales.

No obstante, tras surgir las primeras informaciones sobre esta medida, el conseller de Economía de la Generalitat de Catalunya, Andreu Mas-Colell, ya lamentó que el Gobierno no debata con las comunidades los cambios, mientras que el consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, el ‘popular’ Salvador Victoria, alertó de que no aceptarán un perdón de intereses a las comunidades del FLA.

SIN CALCULOS DEL COSTE

A pesar de los diferentes costes que esta medida podría suponer que se han publicado en los medios, Montoro asegura que aún no hay estimaciones concretas porque se sigue trabajando en los detalles del procedimiento. Además, ha indicado que no se trataría de un gasto adicional para el Estado, sino de un ahorro para todos.

Así, en principio la intención es que sea el Tesoro el que se encargue de la refinanciación de la deuda antigua y de las nuevas emisiones, aprovechando el bajo coste que está pagando actualmente, de modo que se aplique el menor tipo posible.

Sin embargo, a la hora de trasladar el coste a las comunidades y ayuntamientos no se aplicaría el tipo de la subasta, sino el 0%, de modo que se produciría una traslación de ese coste al déficit del Estado, si bien Montoro no teme que eso haga peligrar la consecución del objetivo de déficit público de 2015, fijado en el 4,2%.

NO ES UN INCENTIVO AL INCUMPLIMIENTO

Preguntado sobre si esta medida podría desincentivar el cumplimiento de los objetivos establecidos para cada comunidad autónoma, el titular de Hacienda ha puesto en valor el esfuerzo de reducción de los desequilibrios que todas las regiones, incluso las que no han alcanzado sus metas, han realizado desde el principio de la legislatura.

Y también ha señalado que la desviación del año pasado fue de tres décimas del PIB, una cantidad «importante» pero que no puede llevar a pensar que «no existe control de las comunidades», porque es algo «profundamente injusto e irreal», ya que la Ley de Estabilidad Presupuestaria y otras normativas, como la de Deuda Comercial o la de la Factura Electrónica, ya incluyen incentivos al cumplimiento y limitaciones y sanciones por no llegar al objetivo.

«Otra cosa es la advertencia sobre lo que puede ser una desviación este año sobre el objetivo previsto, muy exigente, y las dificultades para alcanzar los objetivos de próximos años», ha reconocido a renglón seguido, insistiendo en que, en cualquier caso, plantear objetivos asimétricos o una flexibilización son propuestas que «no tienen cabida» por mucho que sea «difícil hacer y ejecutar presupuestos en estas condiciones». El presidente Mariano Rajoy también ha descartado la posibilidad de aplicar una quita.

En este punto, ha recordado que junto con el FLA, el plan de pago a proveedores o este nuevo mecanismo de mutualización de la deuda de las administraciones territoriales, el Ejecutivo también está trabajando en una medida para contener el gasto sanitario, del mismo modo que funciona el techo del gasto farmacéutico, para que no crezca por encima del PIB.

«Es un trabajo paralelo y que también estamos llevando adelante para garantizar, no sólo la moderación en el coste, sino también la innovación tecnológica, para que se incorporen en los medicamentos y en la prestación de servicios sanitarios a través de nuevas tecnologías. El objetivo es garantizar que el rimo de incremento de los costes de la sanidad no perjudique la sostenibilidad financiera de la cuenta de las comunidades autónomas», ha insistido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído