Toda la oposición en el Congreso, incluida UPN, se quejan al PP de la escasez de enmiendas aceptadas

Todos los partidos de la oposición con representación en el Congreso, incluida Unión del Pueblo Navarro (UPN), se han quejado por la escasez de enmiendas aceptadas por el PP durante la tramitación del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015.

Después de tres meses de tramitación, las cuentas del año próximo han incorporado 150 enmiendas en el Senado, prácticamente todas del PP con la salvedad de un par de los nacionalistas vascos y catalanes, y 99 en el Congreso, con sólo una aportación del PNV. Exiguas aportaciones si se tiene en cuenta que entre ambas cámaras la oposición presentó más de 8.000 enmiendas.

Esto ha motivado las protestas de todos los partidos de la oposición, incluido UPN –socio electoral del PP–, que en otras ocasiones sí había conseguido hacer prosperar alguna de sus propuestas, cosa que no ha sucedido en este caso pese a ser la única formación que no presentó enmienda de totalidad.

RODILLO PARLAMENTARIO.

El portavoz socialista de Presupuestos, Joan Rangel, ha señalado que estas cuentas únicamente han «confirmado» que el PP «continúa aplicando el rodillo parlamentario de su mayoría absoluta» para imponer un «modelo de salida de la crisis que se llama desigualdad y que se aplica de forma inmisericorde».

«No confundan los datos, en su mayoría exógenos y coyunturales, con la realidad que vive la mayoría de familias, porque los problemas estructurales de la economía española siguen sin resolverse y la tímida recuperación se hace a costa de la mayoría», ha advertido al PP, asegurando que los cambios de la Cámara Alta son «humo» para «venderlas en celofán en año electoral».

El portavoz económico de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Alberto Garzón, ha contrastado la «retórica» del Gobierno sobre la salida de la crisis con la «realidad de la calle», donde sólo se ve «más pobreza, miseria, hambre, paro y menos salarios». «Lo real es que la crisis es una cuestión presente y, desgraciadamente, para una mayoría social también es futuro», ha señalado, advirtiendo de que este tipo de discursos «no ayudan a valorizar la política» porque «transmiten desconexión social» con «lo que la gente vive».

Alvaro Anchuelo, responsable económico de UPyD, ha contrastado la «desproporción absoluta entre el triunfalismo del Gobierno y las cifras» de las cuentas, que apuntan a que la legislatura acabará con el mismo nivel de paro con el que empezó, y cree que los Presupuestos «no son los adecuados ni para la cohesión social ni para el crecimiento en este momento».

LO ACEPTADO «DA PARA POCO».

Pere Macias, portavoz adjunto de CiU, se ha preguntado «qué han hecho las Cortes en la tramitación de los Presupuestos», porque sus aportaciones han «dado para poco», con apenas tres enmiendas de la oposición aprobadas de más de 8.000 entre Congreso y Senado. «Esto no es bueno para la regeneración económica», ha advertido, añadiendo que «éstos son los peores Presupuestos para Cataluña en los últimos 17 años».

El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, ha criticado el «contexto de política de austeridad en los que se insertan los Presupuestos», que no recogen a su juicio las medidas necesarias para salir de la crisis. «El crecimiento (estimado) será insuficiente para que la mejora la perciban los ciudadanos y las empresas», ha pronosticado, reprochando asimismo las inversiones «insuficientes» en el País Vasco aunque valorando las enmiendas con las que se da cumplimiento a compromisos adquiridos con su formación en años pasados.

PRESUPUESTOS ELECTORALISTAS.

Olaia Fernández Davila (BNG) ha afirmado que las cuentas «precarizan la vida de la mayoría» porque «mantienen los recortes y los déficit acumulados en servicios públicos, empleo público y reducciones salariales» y critica que Galicia «vuelve a ser objeto de desconsideración». Además, cree que el proyecto tiene partidas «evidentemente infladas» por motivos electoralistas.

Un análisis que comparte Ana Oramas (CC-NC), que critica que estos presupuestos, que «no son ni los de la salida de la crisis ni los de la psicosis del ajuste económico de los últimos tres años», se justifican por los «intereses partidistas del PP», que aplica ajustes a unas regiones mientras crea nuevas partidas en otras.

Además, ha reprochado a diputados y senadores ‘populares’ de Canarias que no defiendan los intereses de los ciudadanos que los eligieron. «Esperemos que éstos sean los últimos presupuestos sectarios y políticos de un Gobierno que no trata igual a todos los españoles», ha concluido.

Por Foro Asturias (FAC), Enrique Alvarez Sostres se ha preguntado «qué hacen los diputados y senadores de la oposición en una sesión con escenarios prediseñados y un final previsto», en el que el PP no acepta ninguna propuesta que no sea suya, y ha criticado la «humillación injusta» que sufre el Principado en unas cuentas «absolutamente inadecuadas» para la región y el país y que «pone las bases de una profunda crisis social y económica».

Joan Baldoví (Compromís-Equo) ha reprochado también la «infrafinanciación» sostenida en el tiempo que sufre la Comunidad Valenciana, que recibe inversiones del Estado muy por debajo de la media nacional y muy lejos de lo que le correspondería por su aportación al PIB.

Igualmente, Rafael Larreina (Amaiur) cree que los Presupuestos «dan la espalda a la mayoría de ciudadanía y a la solución de los problemas estructurales» del país, porque «se centran en el 30% de la población que no sufre la crisis». Asimismo, reprocha que no se tenga en cuenta la «realidad política y social» del País Vasco.

EL PP HA SIDO «INFLEXIBLE».

Incluso Carlos Salvador, de Unión del Pueblo Navarro (UPN), ha reprochado al PP su «inflexibilidad» en la negociación de enmiendas, al no haber aceptado ninguna de formación, socio electoral de los ‘populares’ y que fue el único de la oposición que no presentó enmienda de totalidad contra las cuentas.

«Nosotros hemos cumplido con la palabra dada, hemos intentado convencer al PP de que podía mejorarse el compromiso con Navarra, y ahora queremos mostrar cierta decepción, con la esperanza de que en este último año de legislatura puedan cambiar las cosas», ha añadido.

Finalmente, el portavoz ‘popular’ de Presupuestos, Antonio Gallego, ha criticado a la oposición que critique todo y no reconozca ningún efecto positivo de las decisiones del Gobierno, que «ha dado la vuelta a la situación que encontró» tras la «devastadora» legislatura pasada.

«No entiendo que todo lo vean mal. Esa es la prueba del ocho de que no ven las cosas con objetividad. Intentan rascar cuatro votos diciendo que el PP todo lo hace mal. Igual eso tampoco ayuda a la regeneración democrática», ha dicho, defendiendo que «paso a paso, escalón a escalón», el país está «subiendo la escalera de la recuperación económica», aunque reconociendo también que aún «queda camino por recorrer».

SE FORTALECE LA DEMOCRACIA.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha intervenido en último lugar para agradecer a los grupos de la oposición en el Congreso y el Senado su participación mediante las enmiendas, que no sólo «enriquecen» los Presupuestos, sino que también trasladan al Gobierno un «mensaje político» sobre las dudas existentes en los diferentes territorios y sobre las «peores consecuencias de la crisis».

«En ese debate se fortalece la Democracia», ha dicho, expresando por último la «confianza» del Gobierno en que 2015 será un año «más positivo en términos, sobre todo, de recuperación de bienestar y empleo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído