La mitad de los activos de fondos de pensiones de España y Portugal se invierten en renta fija europea

El 50,16% de los activos de los fondos de pensiones de empleo de la Península Ibérica se invierten en renta fija europea, según el estudio ‘Entidades gestoras de fondos de pensiones en España y Portugal’, realizado por Towers Watson.

Asimismo, el informe muestra que los fondos de pensiones españoles y portugueses tienen una asignación estratégica de activos altamente concentrada en bonos y renta variable, del 57% y 33% respectivamente, y una asignación relativamente baja a mercados privados como el inmobiliario, capital riesgo o infraestructuras (4%), liquidez (3%), u otros activos alternativos (2%).

Según estos datos, las carteras de fondos de pensiones de empleo de España y Portugal son mucho más conservadoras que las de otros países, ya que, a nivel global, la media de inversión en renta fija y variable es de un 29% y 52% respectivamente.

En cuanto a la rentabilidad a cinco años, el informe refleja una alta dispersión entre los mejores y peores resultados de las gestoras de fondos de pensiones (rentabilidad media del 3% frente al 6%), mientras que la media de la industria está en el 4,4% de rentabilidad media para el mismo periodo.

En opinión del director de Inversiones de Towers Watson, David Cienfuegos, «resulta un tanto sorprendente el grado de inversión de los fondos de pensiones de España y Portugal en bonos europeos, sin embargo es necesario destacar que hay señales de diversificación de la cartera dentro de esta clase de activos».

«Más asombrosa es la aparente discordancia entre el deseo y la realidad a la hora de diversificar las carteras para dar más peso a los activos alternativos, frente a los bonos domésticos y acciones de la Eurozona».

Por otro lado, el informe muestra que estos inversores institucionales tienen un tercio de sus carteras de renta fija invertida en deuda pública de países periféricos de la eurozona, poco menos de un tercio en bonos de Europa central, un 15% en bonos corporativos europeos y un 10% en cédulas hipotecarias.

El resto de sus carteras de renta fija comprenden pequeñas asignaciones a bonos de menor calidad crediticia (4%), renta fija soberana global de países desarrollados y de países emergentes (4% y 2%, respectivamente) y bonos corporativos globales (2%). La asignación de la renta variable está concentrada por una exposición a la Eurozona (más de dos tercios), con más de un cuarto en acciones globales y un 5% en mercados emergentes.

Además, el informe refleja que los fondos de pensiones de la península ibérica tienen una asignación media en activos alternativos del 7%, con predominio de private equity (54%) e inmobiliario (39%); un 5% en hedge funds y un 2% en infraestructuras.

Según las conclusiones del estudio, los gestores que diversifican mejor sus carteras obtienen mejores resultados a cinco años, que aquellos que tienen una asignación de activos concentrada.

En la misma línea, los gestores que incluyen en su estrategia de diversificación activos alternativos mejoran sus resultados a cinco años en un 0,8% frente a los que limitan su inversión a activos tradicionales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído