PSOE, IU-ICV y UPyD critican una mejora económica basada en la precarización y la pobreza de los ciudadanos

El PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y UPyD han criticado este miércoles que la mejora económica que está experimentando España se base en la precarización y la pobreza de los ciudadanos, y han achacado el incremento de la actividad económica o de las contrataciones más a las medidas europeas que a las reformas del Ejecutivo español

Tras escuchar al presidente Mariano Rajoy, alabar los resultados económicos de sus tres años de Gobierno durante el debate sobre el último Consejo Europeo en el Pleno del Congreso, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, le ha espetado que «el positivo cambio de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) nada tiene que ver con la influencia del actual Gobierno, sino más bien lo contrario», a la luz de que hasta el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, defiende la austeridad.

Con respecto a esas declaraciones, ha afirmado que suponen un «ejemplo más del deterioro institucional» que ha causado la «utilización partidista de las instituciones» que ha hecho el PP, no sólo con el Banco de España sino también con la Agencia Tributaria o RTVE.

«Son el Gobierno más intervencionista de la democracia, son ustedes la derecha de siempre», ha reprochado, recordando que «la regeneración democrática y las instituciones justas y ajenas al debate partidista van de la mano de la recuperación económica».

GRACIAS A COMUNIDADES Y AYUNTAMIENTOS.

En este punto, ha afirmado que el Gobierno «no debería presumir tanto de rigor presupuestario» porque los ajustes en España se han hecho «a costa de los demás», ya que «pese a todos los recortes de derechos y al aumento de la deuda» la Administración central sólo ha recortado su déficit en nueve décimas en los últimos dos años mientras «hacía descansar todo el esfuerzo de consolidación» en comunidades y ayuntamientos.

Además, ha lamentado que «por primera vez en cinco años» haya aumentado el déficit estructural, un «deterioro» que se repetirá este año.

Por su parte, Joan Coscubiela, portavoz adjunto de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), ha insistido en que «las consecuencias de la crisis no serán historia» mientras sigan «aumentando la precariedad, la desigualdad y la pobreza», que a su juicio «no son sólo consecuencia de la crisis sino de unas políticas que han usado la crisis como coartada para imponer un modelo antisocial y autoritario».

El portavoz adjunto de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, también ha achacado la mejora de la actividad económica y del paro a las políticas del BCE y no a las del Gobierno, al que ha recordado que la reducción del desempleo «no servirá de nada si el objetivo es avanzar hacia un modelo que se parece más al chino o al marroquí» en cuanto a las condiciones laborales que a los países del Norte de Europa.

Mientras, el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, ha denunciado «el fracaso» de Europa en comparación con Estados Unidos en la lucha contra la crisis y los deberes que no se han llegado a hacer en España, donde no se ha reducido sustancialmente el déficit y se ha perdido la oportunidad de solucionar algunos problemas estructurales como las tensiones territoriales.

CONSEJO EUROPEO.

Con respecto al balance del último Consejo Europeo, Pedro Sánchez ha lamentado la «pérdida de peso» de España en la UE desde que el PP llegó al Gobierno y ha reclamado al presidente que aproveche su buena relación con Alemania para «algo más» que para sentar a Luis de Guindos al frente del Eurogrupo.

Además, ha criticado que se «contrapongan» la recuperación económica y los derechos sociales, y ha apostado por «fortalecer el Estado del Bienestar» para reducir las desigualdades y fomentar el crecimiento y el empleo. «Todo lo contrario de lo que ustedes están haciendo», ha reprochado.

En concreto, el socialista ha propuesto «apoyar sin ambages» la compra de deuda soberana por el BCE, impulsar subidas salariales y «no abandonar el horizonte de la mutualización de la deuda». Además, ha apostado por objetivos más ambiciosos y vinculantes en la unión energética y la apuesta por las renovables y la eficiencia y ha pedido detalles sobre el Plan Juncker. En cuanto al acuerdo con Estados Unidos, ha pedido una mayor transparencia en las negociaciones.

Coscubiela, por su parte, ha criticado que la unión energética en la que trabaja la UE no es «coherente ni sostenible ni garantiza la soberanía energética», insistiendo en su apuesta por las renovables, la eficiencia energética y un modelo de interconexiones que «no esté al servicio de las grandes corporaciones sino del cambio de modelo».

Además, ha reiterado que Europa necesita un «crecimiento sostenible» que no se conseguirá sin el «liderazgo público» del que carece el Plan Juncker, que tampoco tiene a su juicio «ninguna credibilidad». Y ha reprochado al «opacidad» con la que se está negociando el acuerdo entre la UE y Estados Unidos.

Gorriarán ha considerado «absolutamente insuficientes» las explicaciones que ha dado Rajoy sobre el Consejo y los avances en Europa en los temas que realmente interesan a los ciudadanos, fundamentalmente para prevenir la repetición de crisis monetarias en la UE y, aunque comparte el impulso en materia energética, advierte de que los avances servirán poco si la política nacional sigue siendo «errática e intervencionista».

Sobre el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, ha denunciado que las negociaciones estén siendo «tan oscurantistas» y ha alertado al Ejecutivo de que se está generando mucha «desconfianza» sobre este tema porque no se conocen en detalle las grandes líneas del acuerdo.

FALTAN DECISIONES MAS CONCRETAS.

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha reconocido que el Consejo Europeo «no ha sido malo», aunque se han echado en falta decisiones más concretas. Así, ha celebrado la apuesta por la unión energética porque las ventajas son «muchas y claras», aunque de momento se plantee sólo en el terreno de las palabras y no en el de las realidades y sea necesario avanzar en términos de eficiencia y en un marco nacional en España.

Además, ha resaltado la necesidad de que el acuerdo de libre comercio entre la UE y Estados Unidos se cierre antes de que finalice durante el mandato de Barack Obama porque «volver a empezar con otra administración sería muy negativo para los intereses europeos».

Por su parte, Esteban también ha reconocido que el Consejo ha permitido algún «avance» en materia energética, aunque queda camino por recorrer. Igualmente, ha coincidido en la falta de información que se ha facilitado sobre el acuerdo de libre comercio entre la UE y Estados Unidos y ha pedido a Rajoy que se comprometa a dar cuenta del mismo al Parlamento.

Por el BNG, Olaia Fernández Davila ha alertado de que el tratado con USA va a repercutir «negativamente» en el empleo en Europa, ya dañado por las políticas de austeridad. Mientras que Pedro Quevedo (CC-NC) ha expresado su «sorpresa» por la satisfacción del Gobierno con una cumbre que supone una «enmienda de totalidad» a las políticas nacionales de los últimos tres años.

El diputado de UPN Carlos Salvador ha valorado el acuerdo para avanzar en la unión energética y ha pedido seguir avanzando en las reformas estructurales y en las inversiones productivas. La también navarra Uxue Barkos (Geroa Bai) ha advertido de que España esta «perdiendo la posibilidad real de ser referente energético en renovables a futuro» y se está «eligiendo el camino fácil de ir al trantrán de lo que marcan otros intereses en Europa».

Rafael Larreina (Amaiur) cree que la UE está «yendo marcha atrás, traicionando el espíritu fundacional y la están convirtiendo en simplemente un mercado» al actuar en nombre de las grandes empresas en lugar de tratar de corregir los déficit sociales y de desigualdades.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído