Rajoy asegura que la pobreza y la desigualdad «empiezan a disminuir» y que eso «anima a seguir trabajando»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles que la pobreza y la desigualdad «empiezan a disminuir» en España y que eso «reconforta a todos» y les «anima a seguir trabajando en la misma dirección».

En la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, el portavoz económico de CiU, Josep Sánchez Llibre, ha planteado la posibilidad de crear un Fondo para Combatir la Pobreza que esté dotado con los ingresos derivados de las liquidaciones tributarias extemporáneas distintas de la ‘amnistía fiscal’ de 2012 y que sea gestionado por las comunidades autónomas en colaboración con el tercer sector.

Una posibilidad a la que el presidente ha dado la «bienvenida», mostrándose «dispuesto a escuchar» pero recordando, no obstante, que a lo largo de esta legislatura el Ejecutivo ha luchado «con eficacia» contra la pobreza y la desigualdad con buenos resultados, como demuestran los índices Gini, el 80/20 o el Arope, todos de Eurostat, indicadores que «empiezan a decir que la pobreza y la desigualdad empiezan a disminuir» en España.

SE HAN HECHO MUCHAS COSAS

Además, Rajoy ha defendido que la lucha contra la crisis y, dentro de eso, la lucha contra la pobreza ha sido una «prioridad capital» del Gobierno, para lo cual se debe comenzar por «crear empleo», como ya empieza a suceder, y «mantener el Estado del Bienestar», algo que «también se ha hecho».

Pero junto a eso, el Ejecutivo ‘popular’ también ha tomado otras decisiones «importantes» como aprobar un Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social además de otras medidas que contribuyen a la lucha contra la pobreza como las ayudas a las entidades locales para cobrar las deudas de las comunidades, el Fondo contra la Pobreza Infantil, el Plan Concertado con las corporaciones locales para comedores sociales, centros de día, albergues y pisos tutelados; o el Fondo de Pago de Alimentos.

También las subvenciones a programas sociales a través del IRPF, las deducciones familiares en este impuesto, las ayudas económicas para familias en riesgo de exclusión, la prórroga del Plan Prepara, la nueva ayuda para parados con «mayores dificultades» acordada con los sindicatos, las medidas energéticas o la Ley de Protección a la Infancia son medidas que redundan en el objetivo de la lucha contra la pobreza, ha recordado el presidente.

OBLIGACION MORAL

Josep Sánchez Llibre, por su parte, ha insistido en que es «obligación moral» de las instituciones públicas acabar con la pobreza, y ha defendido que el Gobierno tiene «a su alcance» mecanismos para conseguirlo, como por ejemplo el dinero que recaudado de forma extemporánea mediante las regularizaciones voluntarias de impuestos, que de 2012 a 2014 sumaron 3.683 millones de euros «posteriormente y al margen de la ‘amnistía fiscal'».

Un dinero que debería permitir luchar contra el riesgo de pobreza, que en España alcanza ya al 27% de la población, con más de 3 millones de ciudadanos en riesgo de privación severa, según un informe de la Red Europea de la Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social que ha citado el diputado catalán.

A su juicio, estos datos justifican un esfuerzo presupuestario mayor que los 17 millones de euros consignados al Plan Nacional de Inclusión Social 2013-2016 y los 32 millones incorporados en los Presupuestos del Estado para 2015, unas cifras que Rajoy ha negado.

«¿La pobreza no se merece un gasto extraordinario? Desde CiU creemos que sí. ¿La obscena desigualdad que existe en España no requiere un plan extraordinario de lucha contra la pobreza? Creemos que sí. Tenemos la obligación moral de acabar con la pobreza», ha zanjado Sánchez Llibre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído