La UE y EEUU discuten la liberalización de servicios en la décima ronda de negociación que arranca el lunes

La Unión Europea y Estados Unidos discutirán fundamentalmente la liberalización de los servicios en la décima ronda de las negociaciones del acuerdo de inversión y comercial (TTIP) bilateral, que arrancará en Bruselas el próximo lunes y concluirá el viernes.

Ambas partes se intercambiarán sus ofertas «revisadas» en servicios respectivos, que cubren «la mayor parte» de ellos. La propuesta europea sobre servicios es «bastante completa» y «cubre la mayor parte de los sectores de servicios», pero sí excluye el sector de los servicios audiovisuales y los servicios públicos, según han avanzado fuentes europeas.

Se espera que las discusiones se centren de manera especial en las telecomunicaciones y por primera vez la UE presentará una propuesta sobre comercio electrónico, aunque no momento excluye la cuestión de la protección de datos.

La propuesta europea sobre servicios tampoco incluye por ahora los servicios financieros que Estados Unidos rechaza negociar, aunque su objetivo es poder incluirlas «en un futuro no muy distante» si ambas partes llegan a un acuerdo sobre la cooperación normativa en servicios financieros.

La parte europea también aspira a lograr en las negociaciones un acuerdo de reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales, algo «más difícil» para Estados Unidos, aunque esperan discutir la próxima semana «cómo avanzar en esta cuestión».

El otro gran asunto que discutirán los equipos negociadores de ambas partes es la cooperación normativa, las barreras técnicas comerciales y cuestiones sanitarias y fitosanitarias.

Ambas partes discuten la posibilidad de garantizar la compatibilidad normativa en ocho sectores específicos como son el automovilístico, equipos médicos, textiles, químicos, tecnologías de la información y la comunicación, ingeniería y el farmacéutico. Este último es donde ambas partes han logrado un mayor progreso para avanzar a un sistema de reconocimiento mutuo.

TEMAS ESPINOSOS, PARA MAS ADELANTE

«Es una ronda de negociación importante», han explicado fuentes europeas, que admiten que ambas partes están entrando «en la parte más difícil de las negociaciones» aunque se evitarán en la décima ronda de discusiones algunas de las cuestiones más espinosas como los sistemas financieros o el polémico mecanismo de resolución de disputas entre inversores privados y Estados.

La UE confía en que éste último se empiece a negociar con Estados Unidos en otoño, aunque todavía debe «preparar y acordar una propuesta» con los Estados miembro.

Tampoco se discutirá la próxima semana el capítulo relativo al desarrollo durable, que incluye la protección laboral y medioambiental, entre otros, porque Estados Unidos no está en posición que presentar una oferta todavía, según fuentes europeas.

«Hay muchas cosas difíciles en la negociación. Tenemos que ser capaces de encontrar vías de resolverlas según vamos avanzando en esta fase más intensa de las negociaciones», han explicado fuentes europeas.

Además de la cuestión espinosa de incluir o no un capítulo sobre servicios financieros y la necesidad de llegar a un «buen y equilibrio» sistema protección de inversiones y de resolución de disputas, para la Unión Europea la protección de las indicaciones geográficas sigue siendo «uno de los objetivos muy importantes» en la negociación, junto con obtener el acceso al mercado de la contratación pública en Estados Unidos, un asunto «difícil» para Estados Unidos. Algunos aspectos comerciales sobre tarifas son «sensibles» igualmente en la negociación, cuestiones en las que se espera avanzar hacia «finales de año».

La UE también defiende que se incluya un capítulo sobre energía en el acuerdo, algo que Estados Unidos todavía no acepta. «Es difícil imaginar un acuerdo de libre comercio y que las exportaciones de gas y crudo sean objeto todavía de restricciones en Estados Unidos», han explicado fuentes europeas.

ESPERAN CONCLUIR ACUERDO BAJO ADMINISTRACION DE OBAMA

«Todavía tenemos mucho trabajo para llegar a la fase de conclusión, pero creemos que es posible concluir este acuerdo con la Administración Obama» cuyo mandato no expira hasta enero de 2017, han explicado fuentes europeas, que han admitido con todo el objetivo de conocer a finales de año «los contornos» del acuerdo, cuyo impacto para la economía europea podría elevarse a 120.000 millones de euros al año tras un periodo de diez años de aplicación del acuerdo, según estimaciones que maneja la Comisión.

«No vamos a concluir estas negociaciones a finales de año», ha insistido. «No sacrificaremos calidad y equilibrio en el acuerdo por tiempo», han precisado fuentes europeas, que no obstante confía en «una intensificación del proceso de negociación» tras el respaldo a las negociaciones por el Parlamento Europeo esta semana y la Autoridad de Promoción Comercial de Estados Unidos.

Las negociaciones están encabezadas por parte europea por el director de Comercio responsable de EEUU y Canadá, el español Ignacio García Bercero, y por el asistente del representante de Comercio para Europa del Gobierno estadounidense, Dan Mullaney.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído