Rajoy propone avanzar en la movilidad laboral y nuevos indicadores europeos de competitividad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha propuesto este martes que la UE afronte el próximo periodo con la vista puesta en medidas como avanzar en la movilidad laboral, la puesta en marcha de nuevos indicadores comunitarios de competitividad o «empezar a hablar de unión fiscal».

Así lo ha planteado durante su intervención ante la Cumbre Empresarial Alemania-España que empresarios de ambos países han celebrado en Berlín y que ha clausurado junto con la canciller alemana, Angela Merkel.

Tras resaltar que el «firme compromiso europeísta del pueblo y del Gobierno español» permanecen «inamovibles», Rajoy ha subrayado que con la entrada de España en la UE, en la que Alemania «tuvo un papel muy destacado», se cumplió «el sueño de generaciones» y que, desde entonces, «y más allá del color de sus gobiernos, España y Alemania han demostrado convicción y responsabilidad europeístas».

MAS SINCRONIA

Por eso, cree que ambos países deben ahora promover una «mayor sincronía» entre los estados del euro para que la unión monetaria funcione, lo que a su juicio pasa por «avanzar gradualmente» en un mercado interior «más integrado» en ámbitos como la energía, la banca minorista o la agenda digital; así como facilitar la movilidad laboral.

También aboga por mejorar la coordinación de las políticas económicas para «evitar acumular desequilibrios fiscales y externos que pongan en riesgo el euro», algo para lo que sería fundamental utilizar «nuevos identificadores de competitividad» para que todos los países aprueben medidas «compatibles» con la medida única.

«Y hay que empezar a hablar de unión fiscal y, en el corto plazo, avanzar en la armonización fiscal con iniciativas contra la erosión de bases imponibles y el traslado artificial de beneficios, así como para mejorar la lucha contra el fraude. Y todo acompañado de una profundización de la unión política para que el sistema de gobernanza de la Eurozona respete la legitimidad democrática de la toma de decisiones», ha apostillado.

«LA FLEXIBILIDAD ES PRUEBA DE RIGOR»

Preguntado sobre la posibilidad de permitir que las inversiones en infraestructuras no computen en el déficit a ojos de la Comisión Europea (CE), el presidente del Ejecutivo español ha recordado que «se ha debatido mucho» sobre esa posibilidad pero que «en este momento ése ya no es el tema más importante».

«Creo que lo más importante es intentar hacer las cosas bien. Y si ya el año que viene nos ponemos con un déficit por debajo del 3%, aumentará la recaudación, podremos hacer más inversión, habrá más empleo y se generarán más recursos. Por eso creo que lo más importante ahora es seguir con las reformas, y si uno se preocupa de hacer las cosas bien todo lo demás vendrá por añadido», ha insistido.

Además, ha puesto en valor el esfuerzo realizado por la sociedad española para ajustar el desfase presupuestario durante esta legislatura, y ha subrayado una vez más que «ha sido la consolidación fiscal y las reformas» lo que han permitido al país «levantar la cabeza». «Las palabras rigor y flexibilidad van íntimamente unidas porque la flexibilidad es una prueba del rigor», ha concluido.

MODELO ECONOMICO DIVERSIFICADO

A renglón seguido, Rajoy ha destacado las circunstancias «radicalmente distintas» de España hoy en comparación con 2012, cuando intervino ante este mismo foro mientras el país «atravesaba los peores escollos» de la crisis. «Son muchas las cosas que han cambiado desde entonces», ha abundado, resaltando a renglón seguido los «frutos» que sus reformas han propiciado en estos años.

Una vuelta al crecimiento y la creación de empleo que está acompañada de unos niveles de precios «moderados» que contribuyen a la mejora de la competitividad y que ha supuesto un impulso para el «cambio de patrón de la economía española», que «queda patente» en el «fuerte aumento de las exportaciones», de más de nueve puntos en cinco años.

Y en esta nueva coyuntura, la relación económica entre España y Alemania «atraviesa un momento singularmente dulce» con «estrechas» vinculaciones entre las empresas de ambos países en el ámbito comercial tanto de mercancías como de servicios «distintos al turismo y los viajes», y en materia de inversiones.

«Las buenas cifras y el dinamismo se explican por la buena marcha de nuestra economía y por la cada vez mayor integración europea. En España, además, el cambio de ciclo ha sido posible gracias a la corrección de desequilibrios acumulados durante años y a la recuperación de parte de la competitividad perdida», ha indicado, negando en este sentido que se esté volviendo a patrones pasados como el de fiar la recuperación al turismo y el ladrillo, que «hoy en día está de capa caída».

HAY QUE PERSEVERAR

A renglón seguido, Rajoy ha reconocido que «todavía quedan muchos problemas», sobre todo las «elevadísimas cifras de paro», pero confía en que «perseverando» en las políticas aplicadas hasta ahora España podrá volver a tener 20 millones de ocupados en la próxima legislatura. «Se puede hacer, no hay ninguna razón para que no sea así si continuamos con las reformas estructurales», ha insistido.

«Tanto Europa como España han logrado salvar una de sus horas más difíciles. Nada de esto, sin embargo, puede permitirnos un solo segundo de conformismo o complacencia. Como demuestra la propia historia del proyecto europeo, sólo la voluntad de ir hacia adelante ha permitido superar desafíos encontrados en el camino», confía el presidente.

Y, para seguir avanzando, Rajoy ha pedido ayuda a los empresarios europeos, que son «quienes llevan la iniciativa día a día en la creación de prosperidad» y conforman un tejido empresarial que «da estabilidad, seguridad y certidumbre», además de crear puestos de trabajo.

El líder del Ejecutivo se ha dirigido particularmente a las pymes, para las que ya se han puesto en marcha medidas específicas y generales con el fin de incrementar su actividad, pero para las que aún hacen falta nuevas iniciativas sobre todo en el ámbito de la formación, más allá de la FP dual que «está dando muy buenos resultados».

En la misma línea, Rajoy ha reconocido que hace falta hacer «un esfuerzo» en I+D+i, un factor «fundamental» para las empresas, sobre todo de menor tamaño, y que es «una de las grandes prioridades» en el proyecto de Presupuestos para 2016. «Somos plena y absolutamente conscientes de que buena parte de nuestro futuro nos lo jugamos ahí», ha zanjado.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído