Guerra de trincheras para evitar las pérdidas del año

En la Bolsa española ha llegado el momento de ser paciente y esperar

A la espera de testar los mínimos de agosto, la debilidad del mercado oculta que la retribución media del Ibex es ya del 4%

En la Bolsa española ha llegado el momento de ser paciente y esperar
Bolsa, Ibex 35 y finanzas. PR

La bolsa no está barata, pero la retribución es muy atractiva

Más información

A la espera de testar los mínimos de agosto, la debilidad del mercado oculta que la retribución media del Ibex es ya del 4%.

Tal día como hoy, hace 101 años dio comienzo en el norte de Francia la Batalla del Marne, considerada el episodio bélico más importante de la I Guerra Mundial, y que supondría el inicio de cuatro años de enfrentamientos entre el ejército alemán y el frente aliado, dando forma a una nueva fase de la contienda conocida como ‘guerra de posiciones’: no perder un palmo de tierra para poder ganar algo.

Explica Laura de la Quintana en ‘El Economista‘ este 6 de septiembre de 2015 que las bolsas viven, en este momento, una situación muy similar, con inversores atrincherados a la espera de un rebote de mercado que logre batir resistencias o de una ruptura a la baja que permitiera hablar de una vuelta a un mercado bajista.

«Observamos un escenario de continuidad de la corrección bajista que comenzó en abril, desde los máximos de año. Todo apunta a que, ahora mismo, no hay soportes importantes hasta la zona de mínimos de octubre del año pasado, entre los 9.200 y los 9.500 puntos de Ibex», asegura Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.

Llegado ese momento, lo que espera el analista es que «el mercado rebote». Después de haber sufrido un lunes negro como el del 24 de agosto, si hay algo evidente es que, a pesar del pánico que ha invadido a muchos inversores, las oportunidades se encuentran a precios más bajos, pero también mucho más atractivos.

Una ecuación básica de mercado es que a mayor nivel de los índices, menor es la rentabilidad por dividendo ofrecida por sus empresas y mayor la prima que se paga por ellas.

En la actualidad, la rentabilidad por dividendo que ofrece el mercado nacional es del 3,98 por ciento, siendo la mayor de los principales mercados internacionales, sólo por detrás del británico, donde asciende hasta el 4,49 por ciento y eso que su caída en el año es superior a la de cualquier otra plaza europea.

Francia paga, de media, una rentabilidad del 3,7 por ciento, por delante del Dax Xetra germano donde se sitúa en el 3,15 por ciento.

La menor la encontramos en la media de las 500 compañías del Standard & Poor´s americano, con una retribución al accionista del 2,25 por ciento.

El mercado más ajustado a su precio es el americano.

No hay que olvidar que en medio del desplome de las bolsas, las más afectadas han sido, sin lugar a dudas, los propios mercados emergentes.

China podría aplicarse a sí misma el refrán tan manido empleado en Wall Street: aquello de que cuando su economía se resfría, el resto del mundo, como poco, estornuda.

Los expertos coinciden en descartar una nueva recesión a nivel global después de conocer la ralentización de la economía del gigante asiático, la entrada en recesión de actores internacionales tan relevantes como Canadá o Brasil, arrastradas por la debacle de las materias primas o por una mayor fortaleza del dólar.

Una vez dibujado un marco de menor crecimiento internacional, la economía española cuenta con una casuistica muy particular que proviene del otro lado del Atlántico y, en particular, de Brasil, cuya economía entró en recesión esta misma semana tras dos trimestres en contracción.

Es obvio que compañías como Telefónica (el país representa un 25,8 por ciento de su Ebitda) o Banco Santander (otro 35,8 por ciento de sus ingresos) y prácticamente todas las del Ibex tienen exposición a este país. Es el caso de compañías como Mapfre o de Dia, en cuyos casos el país reporta ingresos mínimos del 20 por ciento sobre sus cuentas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído