Credit Suisse ampliará capital y reducirá costes tras ganar un 24% menos en el tercer trimestre

Credit Suisse ha anunciado una profunda reestructuración estratégica de sus actividades, incluyendo ampliar capital en 6.050 millones de francos suizos (5.574 millones) y reducir sus costes en 3.500 millones de francos suizos (3.225 millones de euros), después de que su beneficio neto atribuido en el tercer trimestre bajase un 24% en relación al mismo periodo de 2014, hasta 779 millones de francos suizos (718 millones de euros).

«En el tercer trimestre, las difíciles condiciones del mercado provocaron una menor actividad de nuestros clientes tanto en banca de inversión como en gestión de patrimonios, lo que se ha traducido en un menor beneficio y es particularmente visible en nuestros ingresos en renta fija e intermediación», indicó Tidjane Thiam, consejero delegado de Credit Suisse.

Entre julio septiembre, la cifra de negocio neta de la entidad helvética alcanzó los 5.985 millones de francos suizos (5.519 millones de euros), un 9% menos que un año antes.

De este modo, en los nueve primeros meses de 2015, Credit Suisse logró un beneficio neto atribuido de 2.884 millones de francos suizos (2.659 millones de euros), un 143% más que el resultado correspondiente al mismo intervalo del ejercicio precedente.

No obstante, el máximo ejecutivo del banco apuntó que «el impacto adverso de las condiciones del mercado durante el tercer trimestre se ha mantenido en octubre», compensando la resiliencia de las actividades en Asia.

«En los próximos meses, nos centraremos en implementar nuestra estrategia (…) Los resultados del tercer trimestre refuerzan la necesidad de una reestructuración del banco enfocada a reducir la volatilidad de nuestros ingresos», añadió Tidjane Thiam.

NUEVA ESTRATEGIA.

La nueva estrategia de Credit Suisse se sustenta sobre tres pilares fundamentales, incluyendo la expansión de la posición de la entidad en su mercado doméstico mediante el crecimiento de Swiss Universal Bank, división que sacará a Bolsa de manera parcial en 2017.

Asimismo, el banco pretende aumentar su presencia en banca privada y gestión patrimonial en los mercados atractivos de Asia, Oriente Próximo, Latinoamérica y Africa.

Por otro lado, la entidad tratará de adecuar su negocio de banca de inversión a las necesidades de sus clientes con el objetivo de incrementar su rentabilidad con un menor uso de capital y una menor volatilidad de los ingresos.

Para respaldar la implementación de esta estrategia es «absolutamente necesario» contar con una fuerte posición de capital, subrayó la entidad suiza, que reestructurará sus actividades con el objetivo de reducir sus costes en 3.500 millones de francos suizos para 2018, mientras prevé realizar dos ampliaciones de capital por un importe agregado de 6.050 millones de francos suizos.

DOS AMPLIACIONES DE CAPITAL.

En el marco de su nueva estrategia, Credit Suisse ha anunciado este miércoles que propondrá a sus accionistas en una junta general extraordinaria convocada para el próximo 19 de noviembre realizar dos ampliaciones de capital separadas por un importe conjunto de 6.050 millones de francos suizos (5.574 millones de euros).

La primera operación consistirá en un compromiso de compra de 58 millones de nuevas acciones por parte inversores cualificados a un precio equivalente al 94,5% del precio medio ponderado por volumen de las acciones de la entidad el 21 de octubre de 2015 en la Bolsa de Zurich y que reportará al banco 1.350 millones de francos suizos (1.245 millones de euros).

En una segunda ampliación, Credit Suisse pretende realizar una emisión de derechos que daría como resultado ampliar capital en 260,98 millones de nuevas acciones, reportando al banco 4.700 millones de francos suizos (4.329 millones).

REDUCCION DE COSTES.

Por otro lado, Credit Suisse ha expresado su intención de simplificar su organización, lo que se traducirá en el establecimiento de tres nuevas divisiones con enfoque regional: Suiza, Asia Pacífico y China (APAC) y Gestión Patrimonial internacional, que dará servicio a Europa Occidental, Central y Oriental, así como a Latinoamérica y Africa.

Asimismo, la entidad helvética indicó que junto a estas actividades regionales se asentarán las divisiones de Mercados Globales y Banca de Inversión y de Mercados de Capitales.

Como consecuencia de la reorganización, Credit Suisse ha introducido cambios en su equipo ejecutivo con el nombramiento de seis nuevos miembros del consejo de administración (Pierre-Olivier Bouée, Peter Goerke, Thomas Gottstein, Iqbal Khan, Helman Sitohang y Lara Warner) y la salida de cuatro personas (Gaël de Boissard, Hans-Ulrich Meister, Robert Shafir y Pamela Thomas-Graham).

Credit Suisse ha anunciado también su intención de mejorar su umbral de rentabilidad mediante la reducción de sus costes en 3.500 millones de francos suizos brutos para finales de 2018 a través de diversas medidas, incluyendo la revisión del tamaño de su presencia en Londres, así como mediante la venta o cierre de actividades.

En este sentido, la entidad suiza indicó que sus modelos de servicio en Europa Occidental «serán ajustado» con vistas a hacerlo más eficiente, mientras que admitió que su negocio de banca privada en EEUU no se encuentra en condiciones de competir sin realizar significativas inversiones o adquisiciones.

Por otro lado, Credit Suisse apuntó que planea sacar a Bolsa entre el 20% y el 30% de Swiss Universal Bank a finales de 2017 si las condiciones del mercado lo permiten.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído