El BCE insta a Bruselas a ser «cuidadosa» en la aplicación de la flexibilidad en los objetivos de déficit

El Banco Central Europeo (BCE) considera que sólo un «pequeño conjunto» de reformas estructurales tienen costes fiscales en el corto plazo, por lo que ha instado a la Comisión Europea (CE) a que sea cuidadosa a la hora de otorgar flexibilidad en el cumplimiento de los objetivos de déficit para fomentar la adopción de reformas estructurales.

En un artículo de su último boletín, el BCE explica que, a pesar de los beneficios que tienen las reformas estructurales a largo plazo, su implementación antes de la crisis fue mejorable; y apunta que, tradicionalmente, la principal resistencia para su adopción e implementación se deriva de los intereses creados por los grupos de la sociedad afectados.

En esta línea, incide en que también se alude a los costes fiscales y económicos que tienen en el corto plazo las reformas estructurales como razón para posponer su adopción, sugiriendo un término medio en el corto plazo entre las reformas y la consolidación fiscal.

El BCE afirma que la Comisión Europea (CE) es consciente de ello y utiliza la flexibilidad recogida en Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) para permitir a los Estados que aplican reformas retrasar el cumplimiento de los objetivos de déficit con el fin de que puedan asumir el coste fiscal que tienen en el corto plazo.

Sin embargo, el BCE remarca que, pese a que la cuantificación de los efectos a corto plazo de las reformas estructurales está rodeada de incertidumbre y depende de un gran número de supuestos, sólo un «pequeño conjunto» de estas reformas tiene costes fiscales en el corto plazo.

En concreto, apunta que una reforma sistémica de las pensiones es la que más efectos directos a corto plazo tiene, mientras que en otros casos, como las reformas laborales o del mercado de productos, los efectos netos son difíciles de precisar y dependen de cómo se apliquen en la práctica.

Asimismo, la institución dirigida por Mario Draghi subraya que hay muchos ejemplos en que los efectos de las reformas estructurales en el corto plazo son «realmente positivos».

Por este motivo, el BCE indica que la «cláusula de reforma estructural» recogida en el PEC debe ser aplicada «cuidadosamente» y aboga por buscar «formas alternativas» para adoptar e implementar reformas estructurales.

En particular, considera importante que los supuestos que avalan la decisión de aplicarla deben ser detallados de forma «clara y transparente» para garantizaría una aplicación «coherente» en el tiempo y los países.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído