Expertos proponen opciones para garantizar financiación puente hasta que funcione fondo para liquidar bancos

Expertos de la Comisión Europea han propuesto tres opciones para garantizar la financiación puente «necesaria» a fin de que haya «dinero suficiente» en el caso de que haya que necesario liquidar alguna entidad bancaria hasta que el Fondo de Resolución Bancario único cuente con fondos propios suficientes para ello.

La normativa europea sobre resolución bancaria entró en vigor en agosto de 2014 para evitar que en futuras crisis sea el contribuyente el que paga la factura de una crisis bancaria como la que se ha vivido recientemente y una de sus piezas clave es la creación de un fondo de resolución bancario único, financiado con contribuciones de los propios bancos.

En la primera fase, el fondo estará compuesto por compartimentos nacionales, que se fusionarán después de un periodo de transición de ocho años y se mutualizaría en un plazo de ocho años. Se espera que el fondo alcance los 55.000 millones de euros en 2024.

«Dado que el Fondo de Resolución Unico estará operativo desde el inicio de 2016 pero no alcanzará su tamaño objetivo hasta 2024, un acuerdo rápido sobre un mecanismo de financiación puente para el Fondo es necesario como forma de garantizar que hay suficiente dinero disponible en el caso de que un banco necesite liquidarse mientras que la financiación del Fondo de Resolución Unico no sea suficiente», ha defendido en un informe el Centro Europeo de Estrategia Política (EPSC, por sus siglas en inglés), el ‘think tank’ del Ejecutivo comunitario.

El grupo de opinión comunitario plantea como primera opción que los Estados miembro se presten a través de sus fondos nacionales en el caso de que no cuentan con suficientes fondos propios «por encima de lo que ya se ha acordado durante el periodo de transición». Ello permitiría reducir la exposición inicial de los Estados miembro al coste de la quiebra de bancos en otros países.

La segunda opción planteada es recurrir a los préstamos privados utilizando para ello garantías de los Estados miembro y, la tercera opción, es recurrir a líneas de crédito de financiación públicas directas para el fondo de resolución único por parte de los Estados miembro y/o alguna institución como el fondo de rescate europeo (MEDE).

Los expertos del ‘think tank’ del Ejecutivo comunitario ven «probable» que se combinen las tres opciones, especialmente recurrir a los préstamos privados y líneas de créditos públicas directas.

Así, esgrimen que la opción de recurrir a los préstamos de otros fondos de resolución nacionales es una opción «limitada» dado «la cantidad limitada de fondos disponibles» para préstamos entre compartimentos nacionales y «es probable también que el Consejo de Resolución Unico no estará listo para recabar financiación en los mercados de capitales antes de la segunda mitad de 2016».

Por ello, a fin de poder garantizar que la capacidad financiera del fondo de resolución único «es percibido como suficiente desde el principio, a principios de 2016, algún tipo de acuerdo de financiación puente, posiblemente una combinación de las opciones dos y tres, será necesario» e insisten en que la «solución definitiva» implicará combinar «las garantías y líneas de crédito de los Estados miembro y una aceleración del calendario para la mutualización del Fondo de Resolución Unico». «Esto podría ser complementado por un objetivo a medio plazo de una línea de crédito permanente del Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE) a través de un cambio correspondiente en el Tratado del MEDE. A menor grado de mutualización en el Fondo de Resolución Unico, más importante son los cortafuegos comunes», concluyen los expertos.

GARANTIA DE DEPOSITOS COMUN

En otro documento, dejan claro que la estructura de la actual Unión Bancaria sigue reteniendo «una debilidad sustancial» por la falta de un esquema de garantía de depósitos común e insisten en que mientras estos sistemas de garantía sigan siendo nacionales «los presupuestos de los Estados miembro continúan expuestos a los riesgos en sus sectores bancarios».

Entre las opciones planteadas para poner en marcha un esquema de garantía de depósitos a nivel europeo, los expertos plantean crear un sistema único que sustituya a los nacionales; crear un sistema complementario europeo preservando a la vez los nacionales; garantizar que una institución «reasegure» a los esquemas nacionales o, en cuarto lugar, reforzar el acuerdo de préstamo existente entre los sistemas de garantía de depósitos nacionales, opción última que ven «muy completa de gestionar y subóptima» desde el punto de vista de garantizar la estabilidad.

La opción del sistema complementario europeo y la de que una institución «reasegure» a los esquemas nacionales se podrían poner en marcha «a corto plazo» y se traducirían en «mejoras» y se podrían ver «como paso intermedio para la creación de un esquema único en la eurozona».

Al igual que en el caso del Fondo de Resolución Unico bancario, los expertos dejan claro que las opciones para un sistema común de garantía de depósitos europeo se financiará de forma privada «ex ante» e implicaría «tasas basadas en el riesgo» pagadas por los bancos. Si defienden que éstas fueran fijadas y recolectadas por una institución central de la eurozona.

En otro informe publicado este lunes, los expertos dejan claro que los bancos deben reducir «significativamente» su exposición a la deuda pública y aunque plantean la posibilidad de un límite del 25% actualmente aplicado en las normativas sobre requisitos de capitales «probablemente será demasiado bajo» dada la importancia del mercado de la deuda soberana para el funcionamiento de los mercados de capitales europeo, así como las necesidades de financiación de los Estados miembro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído