Fitch alerta de los riesgos para las reformas y la consolidación fiscal del escenario político en Portugal

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha advertido de que la reciente moción de censura al Gobierno en minoría de Portugal subraya la inestabilidad política creada por las elecciones del pasado mes de octubre y sus consecuentes riesgos para la consolidación fiscal y la implementación de reformas.

En un comunicado, Fitch remarca que el alcance de estos riesgos dependerá de la cohesión de cualquier nuevo gobierno que surja y de si la incertidumbre política daña la confianza económica y de los mercados financieros.

Una mayoría de diputados lusos respaldó este martes la moción de rechazo presentada por la oposición portuguesa contra el programa de gobierno de Pedro Passos Coelho, lo que supuso la caída inmediata del Ejecutivo.

La agencia cree que un nuevo gobierno liderado por los socialistas portugueses y apoyado por los comunistas y el bloque de izquierda más radical tendría mayoría parlamentaria suficiente, pero esto no significa que se vaya a eliminar la incertidumbre política en el país.

En este sentido, apunta que un acuerdo entre las tres formaciones carecería de una amplia plataforma política y que cualquier tipo de cooperación parecía «improbable» hasta hace poco dada la disparidad de sus perspectivas y sus prioridades políticas. Todo ello aumenta los riesgos de que un gobierno tripartito no complete la legislatura.

Las declaraciones realizadas de momento muestran que el posible nuevo Ejecutivo luso no tiene intención de adoptar algunas de las propuestas más radicales de las formaciones más pequeñas y mantendría el compromiso de los socialistas de acatar las reglas fiscales, lo que implica una ralentización de los planes de reducción del déficit más que una reversión de los mismos.

Sin embargo, advierte de las «significativas incertidumbres» en la política fiscal, ya que la combinación de la continua incertidumbre política y la llegada de un gobierno que depende del apoyo de formaciones que se han mostrado en contra de la austeridad incrementaría los riesgos a la baja.

Asimismo, considera que la perspectiva de que se adopten reformas que impulsen la inversión y el crecimiento se reduce debido a la incertidumbre política. En su opinión, esto será negativo, ya que, sumado a los cambios en la política fiscal, hará que la reducción de la deuda y el déficit dependan de un fuerte crecimiento económico, cuando la perspectiva del mismo es «frágil».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído