"Sigue esperándose que la inflación se acerque al 2% en el medio plazo"

El BCE se prepara para actuar ante el riesgo de incumplir el objetivo de inflación

El BCE se prepara para actuar ante el riesgo de incumplir el objetivo de inflación
El presidente del BCE, Mario Draghi. EP

El incremento del riesgo de incumplir su objetivo de estabilidad de precios en el horizonte temporal previsto llevó a los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) a plantearse la necesidad de reforzar sus estímulos, para lo que los técnicos de la entidad deberían realizar un análisis técnico de las medidas desplegadas y examinar las opciones disponibles en caso de que en la reunión de diciembre se acuerde una mayor relajación.

«El periodo prolongado de baja inflación podría durar más de lo anticipado», indicaron los miembros del Consejo del BCE, que admitieron que «sigue esperándose que la inflación se acerque al 2% en el medio plazo, aunque a un ritmo más lento de lo previsto», según refleja el resumen de las discusiones mantenidas en la última reunión de política monetaria del órgano de gobierno del BCE.

«Una actualización mecánica de las proyecciones del personal del BCE con los datos disponibles hasta la reunión del Consejo de Gobierno en Malta sugirieron riesgos a la baja para el escenario base dibujado en septiembre, notablemente en el caso de la inflación», valoraron los responsables del BCE.

Como resultado, los banqueros apuntaron que el ritmo de normalización de la inflación hacia el entorno del 2% «probablemente será nuevamente retrasado, como había sido el caso de previsiones anteriores».

Así, calificaron como «potencialmente preocupante» una revisión a la baja de las previsiones de inflación, particularmente ante las menores evidencias de un cambio sostenido en la tendencia de la inflación subyacente.

De este modo, los consejeros del BCE apuntaron que el impacto de los bajos precios del petróleo, la debilidad de las economías emergentes y el retraso de la subida de tipos esperada en EEUU habían alimentado la incertidumbre sobre la capacidad de las medidas del BCE para lograr su objetivo en cuanto a la tasa de inflación.

«El impacto de factores externos y la incertidumbre planteó la posibilidad de que las medidas del BCE, a pesar de su magnitud, podrían no estar ganando suficiente tracción en el presente entorno para alcanzar su objetivo final en términos de inflación», señalan las actas del BCE.

De hecho, ante estas circunstancias, algunos miembros del Consejo plantearon actuar ya con vistas a reforzar la ya de por sí postura acomodaticia del BCE o «en cualquier caso, hacerlo más pronto que tarde».

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE del pasado 22 de octubre, el presidente de la institución, Mario Draghi, anunció que la entidad examinará en el encuentro del próximo 3 de diciembre «el grado de acomodación de la política monetaria» y aseguró que el BCE «está listo para actuar si es necesario y abierto a valorar todo el menú a su disposición», lo que abre la puerta a un incremento del importe o la extensión de la duración del plan de compras del BCE, así como la rebaja del tipo de depósito u otras medidas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído