El BCE maneja una veintena de posibles medidas para ampliar sus estímulos

Valora aplicar dos niveles de intereses a las entidades que depositen su dinero en la entidad

FRANCFORT (ALEMANIA), 25 (Reuters/EP)

El Banco Central Europeo (BCE) estudia una veintena de posibles opciones para ampliar el alcance de sus estímulos, incluyendo comprar deuda regional y local, así como imponer dos niveles de costes para las entidades que hagan uso de la facilidad de depósitos de la institución e incluso adquirir préstamos de los bancos, aunque esta opción sería altamente improbable por el momento, según indicaron a Reuters funcionarios de la entidad bajo condición de anonimato.

«De una serie de 20 posibles medidas, Draghi debe buscar un compromiso que logre el beneplácito de los responsables de los 19 bancos centrales de la eurozona, desde la poderosa Alemania a la más pobre Grecia», apunta la agencia.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dejó claro en su última rueda de prensa que la institución examinará en diciembre la efectividad de las medidas desplegadas hasta ahora, así como la necesidad de ampliarlas.

«Están tratando de figurarse qué habrá en el paquete. Hay mucha gente con opiniones diferentes», indicó un funcionario con conocimiento de las conversaciones. «Unos opinan que debería sorprender a los mercados, pero no puedes sorprender indefinidamente. Antes o después estás condenado a decepcionar», añadió.

Entre las opciones a disposición del BCE, el propio Draghi indicó que la entidad no descarta rebajar aún más la tasa de depósito, actualmente fijada en el -0,20%, lo que supone que el banco central cobra a las entidades que depositan su dinero a diario en la ‘hucha’ del BCE.

A este respecto, uno de los funcionarios consultado indicó que podría imponerse un doble nivel de coste, por el que «a partir de cierto punto en adelante sólo se pudiera aparcar liquidez a una tasa mayor», aunque subrayó que «se está discutiendo si hacerlo y el cómo dar forma a una bajada del tipo de depósito en diciembre».

Otra posibilidad planteada sería la de adquirir préstamos de los bancos con riesgo de impago, señala la agencia, que señala la posibilidad de que estos préstamos pudieran agruparse con otros más solventes antes de su venta.

«Se podrían comprar préstamos en riesgo de mora reempaquetados con préstamos buenos», indicó una fuente consultada, que admitió, sin embargo, que «si llegamos a eso, entonces es que las cosas están muy mal».

De todos modos, cualquier medida en este sentido chocaría con Alemania y resulta improbable por ahora. De hecho, la representante germana en el directorio del BCE, Sabine Lautenschlaeger, ya se ha mostrado públicamente en contra de ampliar el programa de compras del BCE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído