El crecimiento del PIB de China se frenará al 6,3% en 2016 y el 6% en 2017, según Fitch

La economía de China crecerá este año un 6,8% y moderará su expansión en los dos próximos años al 6,3% en 2016 y el 6% en 2017, según la agencia Fitch, que ha confirmado el rating ‘A+’ del gigante asiático con perspectiva ‘estable’.

«El crecimiento de China sigue siendo una fortaleza del rating’, destacó la agencia, que atribuye gran parte de la desaceleración china a la caída de la inversión en el sector inmobiliario tras el ‘boom’ registrado entre 2010 y 2014.

En este sentido, la calificadora señala la corrección del ‘ladrillo chino’ como un riesgo a la baja para las perspectivas de China, aunque destaca que hasta ahora se ha producido de manera gradual.

No obstante, la agencia admite que hay riesgo de que se produzca un resultado «más desordenado» que implica una mayor desaceleración del crecimiento y la cristalización de pérdidas en el sistema financiero.

«El crecimiento económico de China en los últimos 20 años ha resultado transformador a nivel doméstico y global, pero ha ido acompañado por la acumulación de desequilibrios y vulnerabilidades que suponen riesgos para la estabilidad financiera y la base económica del país», añade Fitch.

No obstante, la agencia considera que China cuenta con los recursos financieros y administrativos para afrontar estos retos de forma gradual y de manera ordenada.

En este sentido, Fitch destaca que las reservas chinas alcanzaron 3,52 billones de dólares a finales de octubre, un 11% menos que el máximo alcanzado en agosto de 2011, aunque todavía las mayores a nivel mundial «con diferencia».

Asimismo, la agencia estima que la deuda pública de China finalizará 2015 en el 53% del PIB, frente al 49% del año anterior, con un endeudamiento del 14,6% en el caso del Gobierno chino.

EL YUAN ENTRARA EN LA CESTA DE MONEDAS DEL FMI.

Por otro lado, Fitch espera que el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluirá al yuan en su cesta de monedas para el cálculo de sus derechos especiales de giro (SDR) en su próxima reunión del 30 de noviembre, aunque la medida no sería efectiva hasta octubre d 2016.

No obstante, la calificadora de riesgos no prevé que esta decisión implique cambios materiales a corto plazo en la demanda global de activos denominados en yuanes, aunque reconoce que «con el tiempo la emergencia del yuan como moneda de reserva global podría respaldar el perfil de rating».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído