Bruselas lanza una consulta para estudiar cómo unificar el mercado europeo de servicios financieros

La Comisión Europea ha lanzado este jueves una consulta pública para estudiar cómo crear un mercado europeo de servicios financieros que beneficie a todos los consumidores alrededor de la Unión Europea y provea de acceso a las mejores ofertas, a los precios más competitivos y a una variedad de productos más amplia.

El objetivo del Ejecutivo comunitario es incrementar la competitividad en este sector y mejorar la transparencia del mismo. La consulta estará centrada en productos minoristas como seguros, hipotecas, préstamos y cuentas bancarias, y buscará identificar las barreras injustificadas que se encuentran los clientes que quieren utilizar estos productos en distintos Estados miembro.

«Productos financieros como cuentas bancarias, hipotecas o seguros son enormemente importantes en las vidas diarias de millones de europeos. Pero la gente pasan por alto usualmente las mejores ofertas y pagan demasiado a causa de las barreras que existen en el mercado europeo», ha resaltado el comisario de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión del Mercado de Capitales, Jonathan Hill.

«En esta, como en otras áreas, el mercado único puede traer beneficios y ayudar a los consumidores a disfrutar de más competencia y elegir lo mejor que Europa tiene que ofrecer. Espero que los ciudadanos y las empresas respondan a esta consulta para compartir sus experiencias y sugerir cómo podemos enfrentarnos a esas barreras», ha añadido.

Algunos de los ejemplos que Bruselas ha identificado como barreras son, por ejemplo, la imposibilidad de mantener una cuenta bancaria o tarjeta de débito al mudarse a otro Estado miembro por trabajo o por jubilación, pagar tasas extra por trasferir dinero en otra divisa o usar una tarjeta de crédito en vacaciones o enfrentarse a costes adicionales de seguro al alquilar un coche que no estaban especificados en la reserva.

La falta de un mercado común de instrumentos financieros, afirma Bruselas, significa que muchos europeos pueden no estar disfrutando de un abanico más amplio de productos o que están pagando más de lo debido. Asimismo, supone que los proveedores de estos servicios encuentran dificultades para expandirse y para ofrecer sus productos en un mercado más grande.

Según el Ejecutivo comunitario, sólo e 3% de los clientes han adquirido un producto bancario como una tarjeta de crédito, una cuenta corriente o una hipoteca de otro país de la UE, mientras que en la eurozona, los préstamos transfronterizos suponen menos del 1% del total.

Así, Bruselas ha señalado que el objetivo de la consulta es asegurarse de que aquellos que quieren tener la opción de comprar productos financieros de otros Estados miembro puedan hacerlo y cuenten con un nivel adecuado de protección y seguridad.

Por último, el Ejecutivo comunitario considerará también el impacto de la tecnología digital. «Servicios digitales como la banca online, préstamos entre particulares o sitios web de comparación de precios aportan muchas oportunidades para las empresas y los consumidores, pero también suponen un reto para la regulación y la protección», destaca.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído