Guindos cree que el PIB crecerá sobre el 0,9% en el cuarto trimestre y entrará con inercia alcista en 2016

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, cree que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá previsiblemente en torno al 0,9% en el cuarto trimestre del ejercicio, una décima más que en el trimestre anterior, lo que permtirá al Gobierno cumplir sus proyecciones de crecimiento en 2015 (3,3%), y hará que la economía española entre en 2016 «en aceleración».

De Guindos fundamenta su previsión de que el cuarto trimestre será mejor que el tercero en lo que respecta a la economía española en la evolución de los indicadores adelantados, como el PMI de manufacturas y servicios, que se ha acelerado en octubre y noviembre; en los favorables datos de empleo, en el dinamismo del comercio minorista, en el índice de producción industrial o los datos de facturación de las grandes empresas, entre otros.

En una entrevista con Europa Press y otras agencias de noticias españolas, el titular de Economía ha llamado la atención en la inercia del PIB y la importancia de entrar en 2016 con una aceleración del crecimiento, lo que puede marcar un perfil ascendente para el próximo ejercicio. En este sentido, ha señalado que con que el crecimiento medio trimestral de 2016 fuera del 0,7%, el PIB crecería ya al 3%.

«Serían dos años creciendo en torno al 3% con un crecimiento económico sin burbuja de crédito ni inmobiliaria», ha resaltado De Guindos, quien ha destacado que habría que remontarse al siglo anterior para encontrar un crecimiento «tan equilibrado».

La clave de la recuperación está, según De Guindos, en la vuelta del flujo de crédito. Mientras el nuevo crédito a hogares y pymes caía un 25,6% a finales de 2011, ahora crece casi un 18%.

En su opinión, el hecho de que esta tendencia no sea percibida tan claramente por los analistas tiene que ver con el factor político. «Si las elecciones generales no fueran en 2015, los analistas revisarían al alza el crecimiento de España en 2016», ha asegurado.

Preguntado por la percepción de España en los mercados, el ministro ha señalado que lo que descuentan los inversores es que después del 20-D va a haber un Gobierno «razonable», y ha insistido en que nunca ha habido en los mercados una inquietud del mismo calibre respecto al desafío soberanista en Cataluña.

Entre las fortalezas que exhibe España al término de la legislatura, De Guindos ha citado que es el país de los grandes de la eurozona que más crece, con un superávit de la balanza de pagos que terminará el año en el 2%, que el consumo crece a un ritmo del 3,5%, la inversión en bienes de equipo al 10,6%, la construcción ya tiene una evolución positiva que ronda el 5,5%, que las exportaciones repuntan el 5,6% y que el aumento de la renta de las familias ronda el 4% en términos nominales con una inflación negativa, al tiempo que el indicador de sentimiento económico está en máximos históricos.

En el lado de las debilidades, De Guindos reconoce que la tasa de paro sigue aún en «niveles inaceptables» del 21% y aun siendo consciente de que el mercado laboral sigue representando uno de los principales desafíos de la economía, cree que al cierre de la legislatura habrá más empleo (entre 20.000 y 30.000 empleos más en términos de EPA), más afiliación y menos paro que como concluyó la anterior.

No obstante, puso el acento en la tendencia favorable del mercado laboral, que si bien en la anterior legislatura destruía unos 600.000 empleos anuales, ahora es capaz de crear más de 500.000.

BAJA EL UMBRAL PARA CREAR EMPLEO.

Uno de los factores que han posibilitado este cambio de tendencia ha sido, a su juicio, la reforma laboral, que permite crear empleo a partir de un crecimiento del PIB del 0,7%.

En su opinión, el reto de cara a los próximos años consiste en asentar la recuperación y fomentar la contratación indefinida frente a la temporal. A este respecto, ha negado que se haya ido a una precarización de los contratos laborales, y ha puesto en valor el fuerte crecimiento de la contratación a tiempo completo, como pone de manifiesto que el número de horas trabajadas en España crece por encima de lo que aumenta el empleo, que crece al 3,1%. La tasa de temporalidad ha pasado de representar el 29,1% de los asalariados en 2008 al 25%.

Respecto al elevado endeudamiento de la economía española, ha advertido de que España tiene que renovar en 2016 unos 400.000 millones de deuda pública y privada, y ha cifrado en 3.000 millones los intereses de la deuda que se ha ahorrado el Tesoro público español en 2015.

La deuda privada ha pasado de representar el 217,5% del PIB en 2010 al 178,6% este año, mientras que la pública, que estaba en 2008 por debajo del 40% del PIB, supera ahora el 98%, si bien ha pronosticado que el año próximo empezará a caer.

AUMENTAR EL TAMAÑO DE LA PYME

Se ha mostrado convencido de que España cumplirá el objetivo de déficit marcado por la Comisión Europea (4,2% este año y 2,8% en 2016) y ha puesto en valor el esfuerzo fiscal de reducción del déficit en 5 puntos en la legislatura (4,5 puntos según las estimaciones de Bruselas) con un crecimiento del PIB de 1,5 puntos acumulado en los últimos cuatro años. «El que diga que España no ha hecho un ajuste fiscal importante, miente», ha aseverado.

Entre las reformas pendientes, ha destacado también la necesidad de aumentar el tamaño de la pyme española. «Ese es un cambio estructural que está pendiente», ha reconocido, y ha explicado que tiene que ver con la unidad de mercado y con la maraña de normas de distinta índole, como fiscales o de gobernanza corporativa. «Es muy difícil que tengas una pyme de tamaño suficiente si solo opera en una comunidad autónoma», ha señalado.

BALANCE DE LA LEGISLATURA.

A lo largo de la legislatura, el Ministerio de Economía y Competitividad ha aprobado 29 normas con rango de ley y cinco reales decretos, entre los que destaca especialmente el real decreto de febrero de 2012 sobre el saneamiento del sector financiero, que supuso una inyección de capital al sector bancario de 42.000 millones de euros, y la trasposición de directivas europeas sobre la Autoridad Bancaria Europea o la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones.

En julio de 2012, Economía aprobó, asimismo, el real decreto por el que se creó el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), así como la ley del 30 de octubre sobre el saneamiento y venta de los activos inmobiliarios del sector financiero y, un mes después, se aprobó la ley de reestructuración y resolución de entidades de crédito, por la que se creó la Sareb, conocido como ‘banco malo’.

En materia de protección a deudores y ahorradores, el Ministerio aprobó en 2012 el real decreto de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, que contemplaba la dación en pago para determinados supuestos, así como el real decreto de instituciones de inversión colectiva, que refuerza la protección del inversor.

Entre las leyes aprobadas por el Ministerio en materia de liberalización de mercados se encuentra la norma de medidas urgentes de liberalización del comercio y también la ley de garantía de unidad de mercado. En cuanto a la mejora del marco empresarial, Economía aprobó la ley de refinanciación y reestructuración de la deuda empresarial y la norma en materia concursal, así como el mecanismo de segunda oportunidad.

También destacan las leyes destinadas a la mejora del marco institucional, como la norma que creó el Fondo de Pago a Proveedores o la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia; la nueva ley de las Cámaras Oficiales de Comercio o la ley de indexación de la economía.

Además, De Guindos, que ha comparecido 15 veces en el Congreso y otras tres en el Senado durante la legislatura, ha realizado más de 120 viajes internacionales, en los que ha recorrido más de 700.00 kilómetros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído