Moody’s avisa a la banca española del riesgo de rebajar sus estándares en aras de captar a más pymes

La agencia de calificación Moody’s cree que el aumento de los préstamos a las pequeñas y medianas empresas (pymes) es positivo para el crecimiento económico de España, pero la feroz competencia entre los bancos españoles para conceder préstamos a este segmento puede conllevar una relajación excesiva en sus normas para conceder créditos y también valorar el riesgo incorrectamente.

Así, Alberto Postigo, analista senior de Moody’s, avisa de que esta feroz competencia por captar pymes está afectando a sus políticas de préstamo «y conlleva el riesgo de bajar los estándares de suscripción a los préstamos».

Para Postigo, hay evidencia de que los requisitos para conceder créditos en España ya están relajándose, ahora que las pymes españolas tienen acceso mucho más fácil y más amplio a la financiación, con condiciones de préstamos más favorables.

En concreto, Postigo indica que la dinámica negativa de concesión de préstamos a pymes comenzó a retroceder a finales de 2013, cuando las entidades comenzaron a abandonar su «reticencia» hacia este sector al mismo tiempo que la economía comenzaba a crecer.

«El crecimiento económico se produce en gran medida por la demanda doméstica, que es especialmente positiva para las pymes, porque carecen de escala para exportar y son más dependientes del funcionamiento del mercado doméstico», explica.

«Esto ha llevado a un movimiento de ciclo virtuoso, donde una economía que mejora está teniendo un efecto positivo en las expectativas y facilita el acceso de las pymes al crédito», subraya Postigo en su informe.

Sin embargo, el analista advierte de que esta relajación en las condiciones puede llevar a las entidades a «menospreciar» los riesgos. Según datos del Banco Central Europeo, los márgenes de préstamos para las pequeñas empresas se han rebajado, mientras que los de las grandes empresas han permanecido estables.

«Estamos preocupados de que una presión competitiva continuada pueda llevar a menospreciar los riesgos. Pese a que las consecuencias de este menosprecio normalmente se enmascaran en años de crecimiento económico, suelen hacerse visibles durante una desaceleración y pueden dañar gravemente al perfil crediticio de los bancos», ha advertido Postigo.

UN NEGOCIO RENTABLE, PERO ARRIESGADO.

Así, el analista indica que los préstamos a las pymes suelen ser un negocio más rentable para las entidades, pero también «más arriesgado». Por lo general, ofrecen un rendimiento más alto que otros tipos de préstamos, ya que las pymes carecen de flexibilidad para financiarse, y los bancos españoles quieren aumentar su rentabilidad con los préstamos a pymes.

Las pymes representan en España el 99,9% del número total de empresas, proporcionan casi tres cuartas partes de los empleos del sector privado y el 63% del valor total de los bienes y servicios producidos en el país, superando la media de la UE.

Por otro lado, Postigo ha destacado que la concesión de préstamos a pymes no supone un «negocio nuevo» para las entidades españolas, una situación que sin embargo varía según los bancos. Estas diferencias son consecuencia de la fortaleza de los criterios de garantía, junto a la especialización en las regiones más prósperas.

En este sentido, Postigo ha recordado que la existencia de unas pymes «dinámicas y resilientes» es una condición «vital» para un crecimiento «sostenible» de la economía española.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído