Juncker afirma que la crisis no se ha superado y Dijsselbloem dice que el trabajo «empieza a dar sus frutos»

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha intervenido este martes en el pleno del Parlamento Europeo, donde ha advertido de que la crisis económica «todavía no se ha superado» y ha instado a «no ser complacientes» y a aprovechar la «oportunidad limitada» para avanzar con el programa de inversiones y con una política financiera «responsable».

«Somos una Unión donde hay muchos desempleados y la recuperación económica todavía es frágil. La crisis todavía no se ha superado y no podemos ser complacientes, ni siquiera si nos ayudan las medidas adoptadas por el BCE», ha expresado ante la Eurocámara el máximo responsable del Ejecutivo comunitario.

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha afirmado que «el trabajo de los últimos años está empezando a dar frutos» y se está «reforzando la confianza». No obstante, ha asegurado que no se puede contar «para siempre» con factores de apoyo como los precios bajos del petróleo o una política monetaria acomodaticia, por lo que ha abogado por trabajar para «garantizar que la recuperación se pueda mantener, sobre todo teniendo en cuenta el entorno internacional débil».

«Por eso es esencial que las agendas económicas sigan centrándose en la inversión, en reformas estructurales y en políticas fiscales buenas para el crecimiento, para mejorar la competitividad, liberando capacidad productiva de la zona euro, y de esa forma fomentar un crecimiento mayor y sostenible», ha remarcado Dijsselbloem.

En cualquier caso, ambos se han mostrado partidarios de avanzar en la profundización de la unión monetaria y económica, especialmente en todos los progresos en relación a la futura unión bancaria. «El informe de los Cinco Presidentes señala que, a pesar de las mejoras, hace falta más trabajo que hacer para que la unión monetaria sea más resistente y su arquitectura más completa», ha defendido el presidente del Eurogrupo.

UNION BANCARIA.

En este sentido, Juncker ha recordado que en dicho informe se lanzaba a primera fase dentro del proceso hacia una completa unión económica y monetaria, que se prolongará hasta mediados de 2017. El presidente de la Comisión ha apuntado que el objetivo es «avanzar de forma pragmática» pero «también ambiciosa», y que dentro de este periodo se persigue «completar la unión bancaria y avanzar en la unión del mercado de capitales».

«¿Qué podría ser más urgente que proteger los ahorros de los ciudadanos y reforzar la confianza en el sistema bancario?», se ha preguntado retóricamente el presidente del Ejecutivo comunitario, en referencia a la necesidad de poner en marcha un fondo europeo de garantía de depósitos, cuya propuesta ha presentado Bruselas recientemente, pero que general recelos en algunos países de la eurozona, como en Alemania.

En relación al mismo tema, Dijsselbloem se ha mostrado convencido de que finalizar la unión bancaria será «muy importante para la recuperación económica», incluso «más que cualquier otro proyecto». «Hay que proteger los depósitos, es clave para los ciudadanos», ha expresado después de afirmar que es necesario «luchar contra los riesgos pendientes y garantizar que el sistema sea más sólido».

No obstante, el presidente del Eurpgrupo también ha recalcado que «el proceso de profundizar en la unión monetaria también conlleva compartir riesgos», pero ha señalado que para avanzar «los Estados miembro tienen que trabajar para reducirlos». Así, ha instado a aportar un «enfoque global» para completar la unión bancaria y a «romper el círculo vicioso entre deuda soberana y el riesgo».

«Eso supone un cambio fundamental. Dejar los riesgos allí donde deben estar hace más para reforzar la resistencia de nuestro sistema bancario», ha insistido.

LA EUROCAMARA ES TAMBIEN EL PARLAMENTO DEL EURO.

Por otro lado, el presidente de la Comisión Europea ha reiterado que el Parlamento Europeo es también el Parlamento del euro. «Ustedes son el Parlamento de la UE y también el Parlamento del euro. Por eso quiero contribuir a la unión monetaria y por eso nuestro informe deja claro que la legitimidad del euro es fundamental y, como mínimo, tan importante como su importancia económica y su presencia en los mercados financieros», ha destacado.

En la misma línea, Juncker ha defendido que la Eurocámara debería «desempeñar un papel central», no sólo en relación al poder legislativo, sino también en la rendición de cuentas. «Hoy el Parlamento Europeo ya tiene un papel importante en la gobernanza económica de la UE y en la eurozona. El semestre europeo de la política económica es más transparente ahora que el Parlamento participa más», ha afirmado.

De la misma forma, ha asegurado que los países con desequilibrios financieras tienen ahora un control mayor «gracias a la participación del Parlamento». «Antes de que asumiera el cargo dejé muy claro las deficiencias que existían dentro de la troika. «Si hoy en día un país necesita un programa de ajuste habrá más transparencia, más rendición de cuentas», ha indicado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído