Las caídas con la que comenzó la sesión tras el nuevo desplome chino desaparecen

El Ibex 35 confirma que va de remontada saltando por encima del nivel de los 8.600 puntos

La Bolsa española, que llegó a tocar los 8.402 puntos con caídas del orden del 2%, logra ponerse en positivo buscando los 8.600 puntos

El Ibex 35 confirma que va de remontada saltando por encima del nivel de los 8.600 puntos
Bolsa, Ibex 35 y finanzas. PR

Las caídas con la que comenzó la sesión de este 26 de enero de 2016tras el nuevo desplome de las bolsas chinas desaparecen.

El selectivo, que llegó a tocar los 8.402 puntos con caídas del orden del 2%, logra afianzar el rebote llegando a los 8.600 puntos.

En cualquier caso, los descensos iniciales no han provocado ningún cambio analítico relevante, ya que forman parte de una simple consolidación del rebote que tuvo lugar en la recta final de la semana pasada.

Así las cosas, las caídas de la primera parte de la sesión acercaron al Ibex 35 a su zona de soporte, en los 8.430 puntos, que corresponden a un ajuste del 61,8% del rebote iniciado en la zona de los 8.200 puntos.

De su mantenimiento dependerá que siga vigente la posibilidad de volver a ver las alzas en las próximas jornada. En el caso del EuroStoxx 50, el nivel clave está en los 2.950 puntos.

Mientras no veamos un cierre por debajo de los 8.430 puntos no peligrará el rebote. De hecho, si hay un recorte a la zona de los 8.500-8.430 puntos, aquellos que en su momento no compraran Ibex 35 y quieran buscar aprovechar un rebote, podrían hacerlo

Las plazas europeas han despertado con los nuevos descensos en las bolsas asiáticas, caídas en el mercado del petróleo y el mal cierre de ayer en Wall Street. La bolsa de Shanghái cerró con un fuerte retroceso del 6,42% y eso que el Banco Popular de China (central) inyectó en el mercado un total de 440.000 millones de yuanes (67.000 millones de dólares, 62.000 millones de euros), su mayor movimiento diario mediante operaciones en el mercado desde febrero de 2013.

En otro orden, el Tesoro ha colocado más de 2.500 millones de euros en letras a tres y nueves meses, y de nuevo, a intereses negativos, con lo que ha vuelto a cobrar a los inversores por comprar su deuda, aunque en este caso, aún más que en subastas previas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído