La OCDE advierte de la «fragilidad» del sistema bancario de Portugal y pide más reformas

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha advertido este lunes de la «fragilidad» del sistema bancario de Portugal como consecuencia de la poca rentabilidad y del elevado nivel de activos tóxicos, por lo que recomienda al Gobierno luso introducir un paquete integral de reformas en el sector que impulse la inversión, la productividad y el crecimiento del país.

En un estudio sobre la economía de Portugal, la OCDE, que proyecta una expansión del PIB luso del 1,2% en 2017 y del 1,3% en 2018, señala que los créditos morosos del sistema financiero suponen el 12% del total, por lo que ha subrayado la «necesidad» de abordar la fragilidad del sistema financiero.

Para ello propone un paquete integral de reformas que incentive la reducción de préstamos morosos –incluyendo sanciones para aquellas entidades que no lo hagan–, el desarrollo de un mercado de deuda corporativa en dificultades y una legislación sobre quiebras simplificada.

La OCDE considera que los riesgos para el sistema financiero están «inclinados a la baja» ante su alta vulnerabilidad a ‘shock’ externos y ante el elevado endeudamiento del sector público y privado. Además, recuerda que una degradación del ‘rating’ por parte de la agencia de calificación DBRS «dificultaría» el acceso de los bancos portugueses a la financiación del Banco Central Europeo (BCE).

La organización internacional aprecia que, a diferencia de España, la inyección de fondos públicos en el sistema financiero –11.800 millones entre 2008 y 2014– no contempló el saneamiento de la banca a través del establecimiento de un ‘banco malo’, puesto que se consideró que el espacio fiscal para ello era insuficiente.

De este modo, la OCDE solicita ahora incentivos regulatorios que premien la implantación de planes «creíbles» y «ambiciosos» que reduzcan la cartera de préstamos improductivos del sector y sancionen a las entidades que no los apliquen; «lo que podría facilitar la captación de nuevos capitales».

Además, anima a las autoridades lusas a considerar la introducción de ponderaciones de riesgo para los préstamos morosos que diferencien los nuevos préstamos de los antiguos, ya que medidas similares han tenido éxito en otros países.

APLAUDE LAS REFORMAS EMPRENDIDAS HASTA AHORA

No obstante, la OCDE considera que la economía portuguesa se está recuperando «gradualmente» de una «profunda recesión» gracias a las reformas estructurales acometidas desde el año 2011 que han contribuido al crecimiento, a la caída del desempleo y a la mejora en el rendimiento de las exportaciones, aunque reitera que es «crucial» mantener el ritmo de reformas para abordar los «retos pendientes».

«La reforma del mercado laboral y del mercado de productos, la política fiscal, la competencia y el sector público han respaldado la recuperación de Portugal y ahora están dando sus frutos», comentó al respecto el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, que añadió que para construir un futuro más próspero y brillante para los portugueses será «crucial» introducir más reformas.

El documento elaborado por la OCDE también propone mejorar la capacidad del sistema judicial, reducir el coste de la electricidad y los alquileres, reducir los requisitos de entrada a los servicios profesionales, mejorar la eficiencia portuaria y revisar las regulaciones de uso del suelo y la concesión de licencias.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído