La competitividad-precio de la economía española frente a la zona euro y a la OCDE mejoró en 2016

La competitividad-precio de la economía española frente a la zona euro y la OCDE mejoró en 2016, según el Indice de Tendencia de la Competitividad (ITC) calculado con el Indice de Precios de Consumo (IPC), aunque empeoró con respecto al conjunto de la UE, debido principalmente a la depreciación de la libra, ya que el Reino Unido es con diferencia el principal socio comercial de los países de la UE no incorporados al euro.

En todo el ejercicio 2016 la competitividad-precio de España en relación con la zona euro mejoró un 0,7%, mientras que en el conjunto de la UE se produjo un deterioro de la competitividad del 0,5%, derivado a su vez de la caída en los países no euro (4,5%) por la apreciación de la moneda europea frente a la de estos países.

En relación con la OCDE, 2016 terminó con un aumento de competitividad para España del 0,1% por el descenso del índice de precios relativos en mayor cuantía de lo que subió el tipo de cambio del euro con respecto a las monedas de los países de la zona.

Frente a los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), la competitividad-precio de España empeoró un 2,2% por la apreciación del euro, solo compensada parcialmente por la caída del índice de precios relativos.

DATOS DEL CUARTO TRIMESTRE.

En cuanto a los datos del cuarto trimestre de 2016, la competitividad-precio de España frente a la zona euro se mantuvo estable, tras trece trimestres seguidos de mejoras, porque la subida de precios españoles fue similar a la registrada en media por el resto de países miembros.

Frente a la OCDE, la competitividad mejoró un 0,1%, mientras que empeoró un 1,8% en relación con la UE en su conjunto, como consecuencia también de la apreciación del euro, compensada parcialmente en este caso con un menor incremento de precios en España que en los países de la Unión.

En relación con los BRICS, la competitividad-precio de España mejoró un 0,6% interanual, después de tres trimestres de pérdidas de competitividad. La mejora se produjo por la caída de precios relativos, ya que el euro se apreció respecto a las monedas de estos países.

En cuanto a la competitividad de la economía española calculada por los Indices de Valor Unitario (IVUs), en el acumulado de los nueve primeros meses del año se ganó competitividad frente a la zona euro, mientras que se deterioró frente a la UE. También empeoró la competitividad en relación con la OCDE, fundamentalmente por la vía de los precios y, en menor medida, por la vía del tipo de cambio.

Si bien el IPC es la referencia más usual para analizar la evolución de los precios, muchos de los productos y servicios que recoge o no son exportables o su peso en las exportaciones es muy residual. Por ello, se usan también los Indices de Valor Unitario (IVUs), una referencia más fiel de los precios de la exportación porque computa exclusivamente productos y servicios vendidos al exterior, ponderados por su peso en el conjunto de las exportaciones. Los IVUs se demoran más que el IPC y por ello se ofrecen datos del trimestre anterior.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído