Alemania acelera la repatriación de su oro desde EEUU y Francia

El Bundesbank, el banco central alemán, repatrió durante 2016 un total de 216 toneladas de oro, un 2,8% más que el año anterior, que fueron depositadas en Fráncfort, donde Alemania atesora ya el 47,9% de sus reservas del metal precioso, según ha informado la entidad.

En concreto, durante el año pasado el banco central germano trajo de vuelta a Alemania desde la Reserva Federal de Nueva York un total de 111 toneladas de oro, completando así su objetivo de repatriar 300 toneladas hasta entonces resguardadas en EEUU, donde el país germano mantendrá el 36,6% de sus reservas de oro.

Asimismo, el Bundesbank repatrió 105 toneladas de oro desde París, donde aún conserva unas 91 toneladas de oro, equivalentes al 2,7% de sus reservas, que la institución tiene previsto llevar de vuelta a Alemania este año.

«La repatriación de 300 toneladas de oro desde Nueva York a Fráncfort se completó durante 2016», declaró Carl-Ludwig Thiele, consejero del Bundesbank, añadiendo que el banco central germano espera traer de vuelta a Alemania durante 2017 las reservas de oro que aún mantiene en París.

Además de Nueva York y París, el Bundesbank mantiene el 12,8% de las reservas de oro de Alemania depositadas en Londres.

Las reservas de oro de Alemania alcanzaban las 3.378 toneladas, que a finales de 2016 tenían un valor de unos 119.300 millones de euros, lo que las convierte en las segundas mayores reservas de oro a nivel mundial, solo por detrás de las estadounidenses. De este modo, el oro representa dos terceras partes de las reservas en divisas de Alemania, mientras que el resto se compone de moneda extranjera y derechos frente al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Bundesbank anunció en 2013 su intención de almacenar la mitad de las reservas de oro de Alemania en el propio país en 2020, para lo cual reducirá los depósitos en otros países mediante la retirada gradual de todas sus reservas en Francia y parte de las que históricamente habían sido custodiadas por la Fed de Nueva York.

Tras la Segunda Guerra Mundial y a raíz de los acuerdos de Bretton Woods, numerosos países decidieron confiar parte de sus reservas de oro a la Fed de EEUU ante el temor durante la ‘Guerra Fría’ a una confiscación en caso de una eventual invasión soviética.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído