(Ampl.) Caruana (BIS) dice que cuando hay «perturbaciones» no es momento de bajar los requisitos de capital

El director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS), Jaime Caruana, ha afirmado que, cuando se prevén «perturbaciones» en la «carretera» por la que se circula, «no es el momento de rebajar los requisitos de capital» que el Banco Central Europeo (BCE) exige a los bancos.

«Si vemos que va a haber perturbaciones, que la carretera que tenemos delante puede ir en la dirección correcta, pero es una carretera con bastantes baches, no es el momento de rebajar los requisitos de capital, los colchones de capital, que ya se han conseguido en buena parte y están significativamente por encima de lo que el propio Basilea estableció», ha apuntado Caruana durante su intervención en la presentación del Anuario del Euro 2016.

En esta línea, Caruana ha advertido que «el sector financiero tiene que tener suficientes márgenes de maniobra» y «ser resistente ante perturbaciones».

El director general del BIS ha señalado que «son los propios países los que, de alguna manera, empezando por Estados Unidos, han venido pidiendo mayor calidad que los requerimientos mínimos» y ha recordado que «el requerimiento de Basilea es un requerimiento mínimo que luego es incorporado a las legislaciones nacionales».

Caruana ha puesto en valor que los bancos, a nivel global, han mejorado «notablemente» sus ratios de solvencia, aunque ha señalado que la economía global está más endeudada que antes. «El sector bancario se ha desendeudado, se ha desapalancado con carácter general, pero la economía global se ha endeudado», ha dicho.

El director general del BIS ha afirmado que «en la zona euro no existe una suficiente integración financiera» y que esta unión es importante porque «también es uno de los mecanismos de compensación cuando existen perturbaciones asimétricas que afectan a un país más que a otro».

Caruana ha puesto como ejemplo a Estados Unidos, donde «una buena parte de la compensación que sucede entre los diferentes Estados es a través de una mayor integración financiera».

Caruana ha señalado que la Unión Europea se enfrenta a retos muy importantes y ha señalado que uno de los aspectos «fundamentales» que no fue tratado desde los inicios de la Unión fue el financiero.

EL RIESGO DEL PROTECCIONISMO

El director gerente del BIS ha señalado que el proteccionismo es un riesgo que va «más allá del euro». «Es cierto que sorpresas como el ‘Brexit’ y demás complican la vida de la zona, pero son riesgos que van por encima del euro y son difíciles de gestionar porque son decisiones exógenas y hacen mas necesario tener una mayor resistencia, resiliencia, tanto en las economías como a nivel de las empresas», ha añadido.

«Es cierto que después de las crisis suele haber una cierta presión proteccionista, de buscar soluciones nacionales. Esto ha sucedido siempre y ha tenido, normalmente, un carácter temporal», ha afirmado Caruana, que ha matizado que «ahora es más persistente».

«Ha llegado a calar la aceptación de ciertos planteamientos populistas y hay una cierta confusión de cuáles son las posibles soluciones potenciales», ha indicado Caruana, según quien «en muchos de los debates se presenta el comercio como un juego de suma cero, en el que lo que gana un país es porque lo pierde otro país, cuando realmente esto no es así».

Caruana ha advertido, además, que el aumento del proteccionismo «puede generar expectativas de inflación y todo ello puede hacer que todo el proceso de normalización de los tipos sea muchísimo más rápido de lo que probablemente sea conveniente».

CRECIMIENTO DE LA PRODUCTIVIDAD

Por otra parte, ha indicado que la productividad en Europa tiende al decrecimiento «mucho antes de la crisis». «Es preocupante y no se le ha prestado suficiente atención», ha indicado, y ha añadido que «ciclos crediticios muy rápidos, el crecimiento del crédito muy rápido, lleva, normalmente, a una asignación de recursos ineficiente que lleva consigo una menor productividad».

«Combatir estos procesos de crecimiento rápido del crédito es parte de mejorar la productividad», ha advertido.

Por su parte, el presidente de la Fundación ICO, Pablo Zalba, ha puesto en valor que «el euro necesita no solo más Europa, necesita también mejor Europa», al tiempo que ha afirmado que el euro es el «destino común» y Europa es el «futuro común».

Zalba ha señalado que «el euro sigue manteniendo su relevancia a nivel mundial» y se ha mostrado «optimista» respecto al futuro de la moneda única. «Sin caer en la autocomplacencia, hemos salido de la crisis gracias en parte a una mayor integración», ha añadido.

«Espero que esa mayor integración, ese camino a seguir, que creo que es el único camino, sea lo que ocurra en los próximos años», ha señalado.

En su opinión, los periodos electorales «tienden a crear incertidumbres», pero ha mostrado su esperanza en que «el proyecto europeo salga fortalecido» de las próximas citas electorales que se darán en Europa, especialmente en Francia y Alemania.

«Podemos ser optimistas porque confío en que estas citas electorales sean el verdadero revulsivo que la integración europea necesita», ha señalado, y ha añadido que los retos a los que se enfrenta el euro son la conclusión de la unión bancaria y el avance hacia una unión fiscal «más plena», algo que debe afrontarse «sin duda alguna, con la unión política en el horizonte».

Por su parte, el presidente de la Fundación de Estudios Financieros, Jorge Yzaguirre, ha señalado que es «prioritario» culminar la unión bancaria, y ha indicado que hasta que el fondo de garantía europeo no sea real, «la unión bancaria no podrá considerarse como tal».

Por último, el director del Anuario del Euro 2016, Fernando Fernández, ha apuntado que la integración europea se encuentra ante la «amenaza» de «sucumbir ante el nacionalismo», una «vieja enfermedad» que se creía «curada».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído