Juncker dice que Barroso y su gabinete tuvieron un número «limitado» de contactos con Goldman Sachs

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude-Juncker, ha asegurado que su antecesor en el cargo, José Manuel Durao Barroso, y gente de su gabinete mantuvo un número «limitado» de contactos con representantes de Goldmans Sachs, el banco de inversión en el que acabó fichado, mientras estuvo al frente del Ejecutivo comunitario.

«Se puede determinar que el número de reuniones entre el Sr. Barroso y/o su gabinete con representantes del Goldman Sachs ha sido limitado» entre septiembre de 2004 y el 31 de octubre de 2014, ha asegurado Juncker en respuesta a una pregunta parlamentaria del eurodiputado socialista belga Hugues Bayet, que instó al Ejecutivo comunitario a aclarar cuántas veces se vio Barroso o alguien de su gabinete con Goldman Sachs y si el banco participó en grupos de expertos.

Eso sí, Juncker ha reconocido que «no es posible sin embargo rastrear la agenda de todos los miembros previos del gabinete» de Barroso durante su mandato como presidente de la Comisión y que el Ejecutivo comunitario «es incapaz de dar una respuesta más precisa».

Juncker también ha admitido que durante el mandato de Barroso «Goldman Sachs tuvo un representante en tres grupos de expertos de la Comisión», que asisten al Ejecutivo comunitario a preparar propuestas legislativas e iniciativas políticas. «Su papel es puramente de asesor y la Comisión no está obligada a seguir su consejo», ha aclarado Juncker no obstante.

El actual jefe del Ejecutivo comunitario también ha admitido que «un asesor de Goldman Sachs también fue miembro del grupo de alto nivel sobre supervisión financiera en la UE» conocido como el grupo Larosière entre noviembre de 2008 y febrero de 2009.

Asociaciones profesionales financieras, de las que era miembro Goldman Sachs, también han podido formar parte de grupos de expertos del Ejecutivo comunitario, ha admitido por último Juncker.

El Comité Etico de la Comisión Europea concluyó que Barroso no había violado las normas éticas comunitarias al fijar por Goldman Sachs, dado que lo hizo 20 semanas después de dejar el cargo de presidente de la Comisión. Las normas actuales obligan a notificar a la Comisión un fichaje en una empresa durante los primeros 18 meses desde que deja el cargo, un plazo que ahora Juncker, precisamente en respuesta a la polémica de Barroso, ha pedido elevar hasta los 2 años en el caso de los comisarios y tres para el presidente de la Comisión.

El Ejecutivo comunitario sí ha criticado la idoneidad del fichaje sin embargo por uno de los bancos en el origen de la crisis financiera mundial.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído