Bruselas trabaja con Italia y el BCE para determinar si el rescate de Monte dei Paschi cumple las normas

La Comisión Europea ha asegurado este miércoles que mantiene contactos y está trabajando tanto con el Gobierno italiano como con el Banco Central Europeo (BCE) para evaluar si el plan de reestructuración de Banca Monte dei Paschi di Siena cumple con las normas europeas sobre ayudas de Estado.

«Italia ha anunciado que pedirá una autorización para una recapitalización preventiva del Monte dei Paschi. Estamos trabajando con las autoridades italianas y con las autoridades de supervisión para evaluar la compatibilidad de esta intervención con las normas comunitarias», ha expresando en una rueda de prensa el portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Ricardo Cardoso.

El diario británico ‘Financial Times’ ha informado este miércoles de que los diferentes puntos de vista que mantienen el BCE y Bruselas sobre este asunto están retrasando que el rescate reciba finalmente la autorización y se materialice.

Según la normativa comunitaria, las entidades financieras pueden acogerse a un plan de «reestructuración preventiva» siempre que demuestren su solvencia. El capital inyectado en estos casos se limita a cubrir el déficit de capital identificado en un escenario adverso.

De esta forma, se evita tener que aplicar quitas a acreedores privados equivalentes al 8% del pasivo del banco, tal y como recogen las normas europeas sobre recapitalización interna de entidades financieras (‘bail-in’).

En concreto, el diario británico señala que el Mecanismo Unico de Supervisión, el brazo supervisor del BCE, considera que la Comisión Europea debe aprobar el plan de reestructuración de Banca Monte dei Paschi, mientras que el Ejecutivo comunitario piensa que debe ser la entidad de Mario Draghi la que acuerde un plan de capital con el banco italiano antes de finalizar los términos de la reestructuración.

Según los últimos cálculos del BCE conocidos en diciembre, las necesidades de capital de Monte dei Paschi se incrementaron hasta los 8.800 millones de euros como consecuencia del deterioro en su posición de liquidez durante el mes de diciembre. Por su parte, la intención del Gobierno del país transalpino es inyectar 6.600 millones en el banco toscano en el marco de su rescate.

Roma aún debe pedir a Bruselas la autorización del plan de reestructuración del banco más antiguo del mundo. Según fuentes citadas por el ‘Financial Times’, el acuerdo podría retrasarse hasta mayo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído