El PIB de EEUU se expandió un 1,9% en el cuarto trimestre de 2016

La economía de Estados Unidos experimentó en el último trimestre de 2016 un crecimiento anualizado del 1,9%, frente a la expansión del 3,5% registrada en el tercer trimestre de 2016, según la segunda estimación del dato publicada por la Oficina de Análisis del Gobierno, que sitúa el crecimiento en el conjunto del año en el 1,6%, frente al 2,6% de 2015, el peor dato desde 2011.

La desaceleración del crecimiento del PIB estadounidense en el cuarto trimestre del año refleja un descenso de las exportaciones y un incremento de las importaciones, así como una ralentización del gasto del Gobierno.

No obstante, el repunte de la inversión fija residencial, la aceleración de la inversión en inventarios privados y el incremento del gasto por parte de los gobiernos estatales y locales contrarrestaron la desaceleración de la economía de EEUU.

El gasto en consumo personal registró un crecimiento anualizado del 3% en el cuarto trimestre, en línea con el dato del trimestre anterior, mientras las exportaciones cayeron un 4%, tras incrementarse un 10% en el tercer trimestre. Las importaciones, por su parte, subieron un 8,8%, después de haberlo hecho en un 2,2% trimestre precedente.

Por su parte, el consumo y la inversión del Gobierno experimentó entre los meses de octubre y diciembre una expansión anualizada del 0,4%, tras haber repuntado un 0,8% en los tres meses anteriores.

MENOR CRECIMIENTO ANUAL DESDE 2011

En el conjunto del ejercicio 2016 el ritmo de expansión de la economía de Estados Unidos se ralentizó hasta el 1,6%, frente al 2,6% de 2015, lo que representa el menor crecimiento del país norteamericano desde 2011, cuando el dato se situó también en el 1,6%.

La Oficina de Análisis de Estados Unidos atribuye el menor crecimiento del país al descenso de la inversión en inventarios y de la inversión fija no residencial, así como a la desaceleración del gasto en consumo personal, de la inversión fija residencial y al gasto de las administraciones locales y estatales.

No obstante, el menor crecimiento de las importaciones y el repunte del gasto del Gobierno Federal y de las exportaciones contrarrestaron la desaceleración del PIB.

Así, el gasto en consumo personal registró una expansión del 2,7% en 2016, frente al 3,2% del año anterior, mientras que las exportaciones se incrementaron un 0,4%, por encima del 0,1% contabilizado un año antes.

Las importaciones, por su parte, aumentaron un 1,1%, frente al 4,6% anterior, y la inversión pública subió un 0,8% en 2016, por debajo del nivel del año precedente, cuando se incrementó un 1,8%.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído