El ministro de Economía, Industria y Competitividad,

Luis de Guindos prevé 4 años con crecimientos superiores en España al 2,5% si hay estabilidad y Presupuestos

Luis de Guindos prevé 4 años con crecimientos superiores en España al 2,5% si hay estabilidad y Presupuestos
Luis de Guindos. PD

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha afirmado este martes que si España no comete «errores» y sigue mostrando «cierta» estabilidad política, consigue elaborar unos Presupuestos y continúa con el proceso de consolidación fiscal, puede continuar con su «inercia» económica de crecimientos entre el 2,5% y el 3% durante «los próximos tres o cuatro años», por lo que ha pedido estar «a la altura de las circunstancias», porque «a lo mejor el tren no vuelve a pasar en mucho tiempo».

Así lo ha señalado De Guindos durante el desayuno-coloquio ‘Diálogos de AmChamSpain’, organizado por la Cámara de Comercio de EE.UU. en España, en el que ha augurado una «década de crecimiento importante e intenso» si no se vuelve a cometer «errores» que conduzcan a España a la situación económica de 2008.

De Guindos ha marcado la necesidad de no revertir la reforma laboral, aunque «sin duda se puede perfeccionar y complementar», así como continuar con el proceso de privatización de las entidades nacionalizadas (Bankia y BMN), seguir con el esfuerzo de consolidación fiscal y que los partidos estén «a la altura de las circunstancias».

En este sentido, De Guindos ha destacado que el crecimiento económico de España es de los más elevados entre los grandes países de la zona euro y ha «prácticamente» recuperado el nivel de renta previo a la crisis, con una creación de empleo «muy intensa», al haber generado 1,7 millones de puestos de trabajo y registrado un superávit de balanza por cuenta corriente del 2%.

En este sentido, ha detallado que la evolución del precio del petróleo ha permitido ahorrar a España unos 5.000 millones, al tiempo que la economía española paga 10.000 millones menos en intereses de lo que abonaba en 2012, lo que supone un punto del PIB. A ello se une que España seguirá registrando superávit en la balanza por cuenta corriente, junto con la recuperación de la demanda doméstica, algo que «no se había producido nunca antes».

Además, ha hecho hincapié en que España exporta 25.000 millones de euros mensuales en bienes y servicios, mientras que en turismo lo hace en algo menos de 5.000 millones de euros, pese a la imagen de ser un país predominantemente turístico a nivel económico.

De esta forma, ha subrayado que es «fundamental» no ser «complacientes», ya que persiste una tasa de paro del 18% y la buena marcha económica, que incluso ha «sorprendido» al propio Ministerio de Economía, «no va a durar toda la vida».

Según De Guindos, la buena evolución económica se debe a las reformas implementadas y a los vientos de cola, a lo que se suma que España ha conseguido salir del foco de incertidumbre política en el que ahora se encuentran inmersos países como Holanda, Alemania, Francia o Italia. «España está en estos momentos fuera», ha enfatizado.

LOS PRESUPUESTOS «NO ESTAN GARANTIZADOS».

Así, ha abogado por aprovechar la circunstancia de un sistema financiero que no genera incertidumbres, una economía competitiva y un mayor grado de estabilidad política. «Se puede aprovechar o desaprovechar, dependerá de nosotros mismos», ha apuntado.

A este respecto, ha hecho referencia a la importancia de que el Gobierno cuente con el apoyo suficiente para la primera votación y «todo lo demás» respecto a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), que el Gobierno remitirá al Congreso en las «próximas semanas», para que salga adelante algo «razonable». «Eso no está garantizado en estos momentos», ha reconocido De Guindos, quien ha remarcado que la señal política que se daría si no se consiguen aprobar las cuentas para 2017, «no sería la más adecuada».

«El futuro está en nuestras manos, espero que la sensatez y madurez de la sociedad española y política española permitan aprovechar las circunstancias porque a lo mejor el tren no vuelve a pasar en mucho tiempo», ha agregado.

CONTEXTO INTERNACIONAL «AGRIDULCE».

El ministro ha advertido de que el contexto económico internacional vive un momento «agridulce», ya que se produce una aceleración del crecimiento económico del 3% al 3,5%, si bien en la percepción económica «nunca se habían acumulado tantas incertidumbres».

De Guindos ha explicado que los datos de la economía internacional son «mucho mejores» que hace un año, si bien existen riesgos como el cambio de signo de la política monetaria, ligado al rebote de la inflación, sobre la que ha advertido de que si el aumento de los precios repercute en los tipos de interés, podría perjudicar a empresas, gobiernos y el sector financiero ante los niveles máximos de endeudamiento de la economía mundial.

Asimismo, ha aludido a los riesgos geopolíticos, como son el «proteccionismo, nacionalismo y el aislacionismo» que «están ahí y son tendencias de las que se están hablando», poniendo en cuestión el paradigma de la globalización.

También se ha referido a la evolución «muy moderada» del comercio internacional y al sabor «agridulce especialmente intenso» en Europa, con datos positivos de crecimiento, pero con unos trimestres que «pueden ser complicados» ante el repunte de la inflación, que puede provocar que algunos países pidan un cambio en la evolución de la política monetaria.

«El BCE está llevando a cabo la política monetaria correcta y no debería dejarse llevar por datos de la inflación al estar influenciados por el precio de la energía», ha remachado. Igualmente, ha advertido de las consecuencias todavía desconocidas del ‘Brexit’, que será «especialmente negativo» para el Reino Unido, y ha subrayado que, en cualquier caso, «la voluntad de España es estar en el pelotón más avanzado» de Europa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído