Gurría (OCDE) aplaude las reformas emprendidas en España pero insiste en que «hay que seguir pedaleando»

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Angel Gurría, ha aplaudido las reformas estructurales implantadas en España, aunque ha incidido en la necesidad de no ser «complaciente» y «seguir pedaleando» para hacer frente a los «desafíos pendientes».

Así lo ha señalado el secretario general del denominado ‘Club de los países ricos’ durante la presentación del informe ‘Economic Review-2017 Spain’, que proyecta que la economía española se expandirá un 2,5% en 2017, dos décimas por encima de su anterior pronóstico, mientras que mantiene en el 2,2% su estimación de crecimiento para 2018.

«España es la prueba de que las reformas funcionan», ha subrayado en máximo mandatario de la OCDE, que destaca que los avances registrados por la economía española son el resultado de unas reformas y de un esfuerzo muy importante en un escenario global «muy complicado», donde «hay que remar mucho más fuerte».

No obstante, Gurría ha recordado que la economía española todavía tiene desafíos «pendientes» como los elevados niveles de desempleo o de deuda pública, por lo que ha incidido en la necesidad de «mantener el impulso de las reformas».

«Esto es como una bicicleta, si uno deja de pedalear, se cae», ha comentado al respecto Gurría, que estima que el tema de las reformas no «tiene fin» y los países deberían abordarlo como una «forma de vida». «Uno nunca consigue con las reformas lo que pretendía al principio y hay que ir ajustando», ha apostillado.

Por otra parte, el secretario general de la institución con sede en París considera que la dirección sobre la corrección del déficit el «absolutamente correcta», a pesar de que no cumplirá con los requisitos de establecidos por Bruselas en 2017, puesto que los pronósticos de la OCDE auguran que el desequilibrio negativo de las cuentas públicas previsto para 2017 será del 3,4%, frente al objetivo del 3,1%, mientras que para el año que viene se situará en el 2,8%, frente a la meta del 2,2%.

«No hay nada mejor que una buena dosis de crecimiento para seguir reduciendo el déficit» ha apuntado Gurría, que recomienda que España mantenga una gestión presupuestaria «prudente» y alaba que el país haya conseguido reducir el déficit a la mitad con bajadas de impuestos, como la reducción del Impuesto sobre Sociedades del 30% al 25%.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído